UNIVERSIDAD DE ALICANTE

Durante el espacio de debate Seu Oberta celebrado ayer en la Sede Ciudad de Alicante

Reorganizar las líneas del transporte urbano e interurbano de Alicante para mejorar el servicio, fue una de las grandes demandas planteadas ayer durante el espacio de debate Seu Oberta organizado por la Universidad de Alicante y el diario El País.

Una sesión que reunió, por primera vez en público, a Carlos Eleno, director General de Transportes de la Generalitat Valenciana, Juan Seva, concejal de Transportes del Ayuntamiento de Alicante, Vicente Alcaraz, de la Plataforma de Movilidad, y Gil Grimaldos, presidente del Comité de Empresa de La Alcoyana, para debatir sobre “El futuro del transporte metropolitano de Alicante”.

Carlos Eleno apuntó “que desde 2007 el transporte metropolitano ha sufrido una caída de usuarios del 25% manteniéndose hasta hoy las mismas prestaciones y, por tanto, encareciéndose el coste del servicio”. En este sentido, el director General de Transportes de la GV, reclamó “que la administración debe regular el servicio equilibrando el problema del descenso de usuarios y el déficit que acumula el sector”.

Por su parte, el presidente del Comité de La Alcoyana reivindicó “la restructuración de los recursos para mejorar el transporte alicantino, así como la construcción de más carriles bus para ganar en calidad, rapidez y ahorro”. “La falta de recursos no la tienen que pagar los usuarios que menos medios tienen y dependen de este servicio público para desplazarse”, añadió.

Desde la Plataforma de Movilidad, Alcaraz destacó que “con el déficit que sufre el sector por el impago del Ayuntamiento y Generalitat es imposible tener buen transporte público”. Además, insistió en buscar otros mecanismos para rentabilizar y potenciar el transporte público “como ganar velocidad comercial con carriles, semáforos prioritarios, etc.”.

Por último, Juan Seva, señaló como el último Plan de Movilidad Urbana Sostenible del Ayuntamiento de Alicante, aprobado a finales de 2013, “propone mejoras sobre el sistema reordenando algunas líneas para conseguir aumentar la velocidad comercial, la frecuencia de viajes y, por tanto, potenciando el atractivo del transporte urbano de la ciudad”.

Seu Oberta, celebrado en la Sede Ciudad de Alicante, contó con un alto grado de participación de usuarios de los distintos servicios de transporte público quienes también demandaron algunas modificaciones como una implantación “real” de autobuses accesibles para personas con movilidad reducida, mejorar las conexiones entre líneas del bus y TRAM, control sobre la obstrucción de las paradas de autobuses por la ocupación de vehículos privados, así como revisar el sistema de líneas para garantizar la calidad y rapidez de las mismas.