UNIVERSIDAD PABLO DE OLAVIDE

El 16% de los estudiantes ha participado en estas elecciones mediante voto electrónico y sufragio universal directo

Si no hay reclamaciones, será proclamado candidato electo definitivo el próximo miércoles

Ignacio Hernández Torres, estudiante de Derecho y Ciencias Políticas y de la Administración, ha sido elegido delegado general de Estudiantes con el 75,08% de los votos en las primeras elecciones mediante sufragio universal directo y votación electrónica celebradas en la Universidad Pablo de Olavide. Un 16.26% de los 10.711 estudiantes de grado, primer y segundo ciclo y postgrado oficial han participado en estas elecciones celebradas para elegir al representante de los alumnos en la Universidad.

Este porcentaje de participación supera la media obtenida en otras universidades con sufragio universal –alrededor del 10%– así como la cifra de las últimas elecciones de la Universidad Pablo de Olavide en la que participaron todos los estudiantes –un 13% en las elecciones a rector de 2012–.

Según el calendario electoral, quedan establecidos dos días para posibles reclamaciones, el lunes 17 y el martes 18 de marzo. El miércoles 19 de marzo se procederá a la proclamación del candidato electo definitivo.

El nuevo delegado general de Estudiantes tendrá un mandato de dos años en los que deberá velar por los derechos y deberes de los alumnos y exponer ante los distintos órganos universitarios sus propuestas, peticiones o quejas, así como participar en las relaciones de la Universidad Pablo de Olavide con instituciones y entidades que afecten a los intereses de los estudiantes.

La Universidad Pablo de Olavide había empleado hasta ahora el sufragio indirecto en los comicios para elegir al delegado general de Estudiantes, por el cual primero los alumnos escogían a representantes del estudiantado que, posteriormente, elegían al delegado general. Las elecciones que ahora finalizan suponen un cambio por el cual todos los estudiantes de grado y postgrado oficial han votado directamente al nuevo delegado general, y además lo han hecho mediante voto electrónico, una experiencia inédita en los campus universitarios andaluces.