UNIVERSITAT JAUME I

El eurodiputado alertó del crecimiento de la «eurofobia» en el ciclo de conferencias sobre las elecciones europeas

, eurodiputado, presidente de la Comisión de Libertades, Justicia e Interior en el Parlamento Europeo y catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Las Palmas, abogó por una política de restauración y relanzamiento del modelo social europeo, basado en la integración de la diversidad y la cohesión, en el ciclo de conferencias sobre elecciones europeas que se inició el pasado 17 de marzo en la Llotja del Cànem.

Según López Aguilar, la está en la peor crisis de su historia, «una crisis política, de fuelle, de aliento europeo, de proyecto, que ha sido la consecuencia de una política abyecta que impuso un diagnóstico mentiroso de la crisis al servicio de sus intereses. La estrategia ligada a este diagnóstico mentiroso consistió en decretar la austeridad recesiva, la contracción de las cuentas públicas, la reducción de los presupuestos y esto significaba un asalto al modelo social europeo de integración de la diversidad, cohesión y la solidaridad intraeuropea» señaló.

En este sentido, explicó que esta estrategia se ha traducido en un empobrecimiento de las clases medias y un debilitamiento como nunca de los trabajadores, además del crecimiento exponencial de las desigualdades entre los estados miembros y dentro de los estados miembros. No obstante, la traducción política más preocupante para el catedrático es el incremento desatado de la «eurofobia». «La eurofobia es una de las manifestaciones del crecimiento en toda Europa de la extrema derecha. Cuando crecen las desigualdades y la gente está aturdida por cambios que están fuera de su control se vuelve vulnerable a la política del miedo y la política del odio produciéndose una espiral de confrontación. Se ha roto el círculo virtuoso de la solidaridad y la cohesión y hemos entrado en una guerra de todos contra todos y sálvese quien pueda» afirmó.

Frente a esta situación, López Aguilar abogó por una reafirmación y relanzamiento de Europa como medida de integración supranacional y actor regional globalmente relevante. «La culpa de estos problemas no es Europa sino la política actual que tiene que ser combatida por otra política que abogue por una restauración del modelo social y un relanzamiento de la vocación integradora y cohesiva de Europa» señaló.

En esta línea, puso de relieve que es necesario identificar realmente los problemas, intervenir los mercados financieros desde la política y corregir el diagnóstico de insostenibilidad del modelo social europeo. Según el catedrático, hace falta un calendario y una estrategia de realización verosímil para reducir el déficit y la deuda. Además, la premisa de la insostenibilidad del modelo social parte de un supuesto que no se plantea en el debate público: la progresividad fiscal. «Si renunciamos a que las ganancias del capital, las rentas de capital y las especulativas y las transacciones financieras paguen impuestos no salen las cuentas y no nos queda más que recortar en sanidad, educación y servicios sociales. Pero sí existe una alternativa, la restauración de la progresividad fiscal, y tiene que ser a nivel paneuropeo para combatir la competición fiscal injusta entre los estados miembros y dentro de los estados miembros» afirmó.

Finalmente, instó a los ciudadanos a participar en las elecciones europeas del 25 de mayo para hacer posible ese cambio en la política europea. «Hay una oportunidad de actuar en el escalón europeo y la tenemos que aprovechar. La Unión Europea ha abismado el suicidio pero es imprescindible rescatar el modelo social europeo antes de que sea demasiado tarde» concluyó.