UNIVERSIDAD DE CANTABRIA

La actividad está organizada por SEO/Birdlife y el Vicerrectorado de Espacios, Servicios y Sostenibilidad

Un grupo de niños de segundo curso del Colegio Virgen de Valencia, de Renedo, acudió el pasado viernes al llamamiento de la Universidad de Cantabria para colaborar en mejorar la biodiversidad del campus. Los 18 escolares y sus profesoras ayudaron a colocar una serie de cajas-nido para que diferentes especies de aves puedan establecer sus hogares en el entorno de la vaguada de Las Llamas.

La actividad está organizada por el Vicerrectorado de Espacios, Servicios y Sostenibilidad, a través de la Oficina Ecocampus y en colaboración con la asociación SEO/Birdlife, cuyos técnicos guiaron a los pequeños. Las cajas habían sido elaboradas por voluntarios en un taller que tuvo lugar en la UC a mediados de diciembre, dentro del mismo proyecto.

Tras recorrer el campus y escuchar las explicaciones de los expertos, los niños recibieron unos diplomas que les acreditan simbólicamente como “asesores medioambientales” de la Oficina Ecocampus, de manos de la vicerrectora del área, Ángela de Meer.