UNIVERSIDAD DE NAVARRA

– Un estudio de la Universidad de Navarra analiza el papel del hombre actual ante una “paternidad saludable”

Con motivo de la celebración del Día del Padre, un estudio de la Facultad de Enfermería de la Universidad de Navarra aborda cómo ha cambiado el papel del progenitor y cuáles son sus necesidades actuales para desempeñar su nuevo rol de forma saludable.

Ser padre primerizo en el siglo XXI dista bastante de su consideración tradicional. Los cambios sociales y la incorporación de la mujer al trabajo demandan del progenitor una completa implicación en el cuidado del recién nacido. La exigencia de una actitud proactiva supone la adquisición de nuevos comportamientos para los que muchos padres no se sienten preparados. Marta Vidaurreta, responsable principal del estudio, investiga cómo favorecer una “transición saludable” en padres primerizos. La autora señala que este conocimiento “ayudará a los profesionales de enfermería a guiar, orientar y empoderar a los padres primerizos en el desarrollo de su nuevo rol”.

Pasar de marido a padre provoca importantes cambios en la vida que pueden ir acompañados de ansiedad. Qué se espera de ellos o cómo pueden ayudar a sus parejas con la lactancia materna, son cuestiones que les preocupa. Según la experta “las enfermeras tienen un papel fundamental en el abordaje de estas preocupaciones fomentando que los padres realicen una transición progresiva a la paternidad sintiéndose acompañados, valorados e integrados”.

De este enfoque emerge el concepto de “autoeficacia paterna”, un indicador que determina cómo de eficaz se percibe un padre en el ejercicio de su nuevo rol. La investigadora afirma que “la autoeficacia puede jugar un papel importante a la hora de incorporar y mantener comportamientos saludables en el seno familiar” ya que una percepción positiva puede suponer “más del 50% de probabilidades de lograr esos comportamientos”.

Este trabajo pretende optimizar la atención sanitaria a los padres primerizos conociendo cómo es la actual transición a la paternidad y cuáles son las mejores intervenciones para mejorar la sensación de bienestar del padre ante su nueva situación vital. El objetivo es ayudar a los padres a “dominar nuevos comportamientos y relaciones requeridas para desempeñar eficazmente su nuevo rol”, afirma Vidaurreta.

El estudio, que surge del proyecto SINERGIA de la Facultad de Enfermería, se llevará a cabo con padres primerizos de la Comunidad Foral de Navarra esperando tener resultados para el 2016.