UNIVERSIDAD DE ALICANTE

El ex magistrado ofreció una multitudinaria conferencia en la Universidad de Alicante dentro de su espacio

Cerca de 300 personas, en su mayoría jóvenes estudiantes de la Universidad de Alicante, asistieron ayer a la conferencia sobre El presente y el futuro de la jurisdicción universal en España, impartida por el ex magistrado . El acto se enmarca en el espacio de debate sobre temas de actualidad Seu Oberta, realizado en colaboración con el diario El País y esta ha sido la primera sesión que, por cuestiones de aforo, se ha trasladado al Campus universitario. Durante la presentación, el de la UA, ha sido el encargado de contextualizar la ponencia en el marco de la reciente modificación de la Ley Orgánica del Poder Judicial relativa a la Justicia Universal, que elimina la capacidad de los jueces españoles para investigar crímenes contra la humanidad cometidos fuera del territorio nacional.

Garzón se ha mostrado extremadamente crítico con la ley a la que, en sintonía con distintos magistrados, ha calificado de “inconstitucional” y a la que ha acusado de “despreciar y revictimizar” todavía más a las víctimas de genocidios, crímenes de lesa humanidad o de guerra. “Es la primera vez en la historia de la legislación española en que el sobreseimiento (o archivo) de determinadas causas procesales no es competencia de los jueces sino de los legisladores”, algo que considera aberrante.

El conferenciante ha iniciado su charla con un repaso histórico lo que ha denominado “especie de galería de horrores”, en la que ha profundizado en los genocidios de Ruanda, Armenia, el Tibet o Sáhara, además de los llevados a cabo en las distintas dictaduras de América Latina de los años 70 y 80. Baltasar Garzón ha insistido además, en la impunidad que envuelve a esta Ley en otras materias “de suma gravedad” como el narcotráfico, el terrorismo, el tráfico de personas o la explotación sexual y la ha calificado de “ley desatre” en la que el articulado y el preámbulo “no casan”. Garzón, que se ha declarado “muy preocupado” ha pedido que se apliquen las convenciones internacionales sobre derechos humanos suscritas por España y que esta ley anula.

Sobre la premura de la aprobación de la ley sin un anteproyecto, el conferenciante ha asegurado que “no se puede legislar a golpe de taconazos chinos. Las víctimas son universales y no puede haber categorización. El día que le quitemos el matiz ideológico a la hora de defender a las víctimas habremos avanzado en justicia universal y derechos humanos”. En este sentido, el ex magistrado ha atribuido la urgencia en la aprobación “a las presiones chinas y estadounidenses”. “No tengo datos pero creo que gran parte de la deuda pública española está escorada del lado asiático”, sostiene y añade que “Estados Unidos no consiente la injerencia y ahí están el tema de las torturas en Guantánamo y el Caso Couso” en el que se investiga las causas de cuatro personas durante la guerra de Irak.

En la actualidad, el ex magistrado compagina la dirección del bufete ILOCAD SL. (International Legal Organization for Cooperation and Developement), con sede en Madrid, donde además ejerce de abogado, con la presidencia de la Fundación FIBGAR, organización pro Derechos Humanos y Jurisdicción Universal, cuya sede también está constituida en Madrid.

Etiquetado con:

Noticia clasificada como: GeneralUniversidades de la Comunidad Valenciana

Te gustó este artículo? Subscríbete a mi RSS feed