UNIVERSIDAD DE MÁLAGA

Pronuncia una conferencia en la Facultad de Derecho y asegura que de ese nexo derivará el éxito de las necesidades y problemas de la comunidad autónoma

El presidente del , , ha defendido hoy que la Cámara andaluza y la sociedad a la que representa han de estar unidos y conectados “porque es la mejor manera para abordar con éxito los problemas y necesidades de las personas”. Gracia ha desarrollado esta idea como núcleo principal de su conferencia titulada ‘Parlamento, sociedad y política democrática’, que ha pronunciado en la Facultad de Derecho de la Universidad de Málaga.

Gracia ha sido presentado por la rectora, Adelaida de la Calle, y por el decano del centro, Juan José Hinojosa. Ha advertido de que en estos momentos “vivimos una gran desafección de la política y desconexión entre la ciudadanía y los políticos” y que por tanto “vivimos un proceso de cambio”.

El presidente del Parlamento ha asegurado que “el arreglo a este ambiente de desilusión que se ha generado no pasa por un cambio de sistema, sino por una mejora de un sistema que nos ha servido durante décadas para lograr un desarrollo impensable en según qué ámbitos. ¿Detectamos fallos ahora? Pues corrijámoslos. Todos unidos, con lealtad y honestidad, seguro que los enmendamos correctamente, tal y como se merece la gente”.

“Por ello, desde que asumí la responsabilidad como presidente del Parlamento de Andalucía, puse en marcha junto a mi equipo y al resto de los servicios de la institución, una línea de trabajo que hemos llamado “Parlamento Abierto” y que tiene un objetivo claro y sencillo: construir entre todos un Parlamento más transparente y más participado para que sea un instrumento útil, eficaz y de confianza en el que la ciudadanía encuentre respuesta a sus problemas concretos y atención a sus necesidades fundamentales”, añadió.

Para Gracia, “hace falta un impulso conjunto de toda la sociedad, de más transparencia y de más participación, para recuperar la confianza en la política y en las instituciones, porque sólo con ellas y con la ciudadanía activamente comprometida, se podrá cambiar el rumbo actual para continuar haciendo posible un nuevo Estado del Bienestar en el futuro. Ante esta situación, todos y todas debemos implicarnos, asumir nuestras responsabilidades, y el Parlamento también”.