UNIVERSIDAD DE LEÓN

En la fiesta de San Isidoro, el defiende la cooperación entre el tejido empresarial y la universidad para crear riqueza.

La Universidad de León (ULE) ha celebrado la festividad de su patrón, San Isidoro de Sevilla, con un solemne acto académico que se ha desarrollado en el Edificio El Albéitar, que ha contado con la presencia de representantes de los principales organismos e instituciones provinciales, como el Alcalde de León, Emilio Gutiérrez, la Presidenta de la Diputación, Isabel Carrasco, y el Subdelegado del Gobierno en Castilla y León, Juan Carlos Suárez Quiñones.

El Rector ha recordado la figura del recientemente fallecido Presidente Adolfo Suárez González “pues siendo él Presidente del Gobierno, se creó la Universidad de León que comparte con las de Alicante y Cádiz, el honor de ser las primeras universidades fundadas en el marco de la Constitución de 1978”. En la creación de la Universidad de León tuvieron mucho qué decir y hacer, nombres de peso del momento que ha recordado José Angel Hermida, como Guillermo Suárez, Emilio Hurtado, Miguel Cordero, Teodoro López Cuesta, Rodolfo Martín Villa y Eloy Benito Ruano. Y precisamente “gracias a la visión de futuro de quienes hace 35 años apostaron por la Universdiad de León y a la colaboración de empresas y al esfuerzo de cuantos han trabajado y trabajan en esta casa, han conformado la realidad que es hoy”. Una prueba de ello es la excelencia internacional obtenida “en el ranking de Taiwan que sitúa a la Universidad de León en el puesto 211 mundial en Ciencias de la Agricultura, y en el ranking de 2013 del diario El País, elaborado por la Complutense, la ULE ocupa el puesto 23 global, pero cuando nos referimos únicamente a docencia el puesto ocupado es el 15 de un total de 69 universidades”.

En su intervención, José Angel Hermida ha confirmado que “por primera vez la Universidad de León ha conseguido equilibrar los ingresos corrientes por matrícula con los gastos de la institución, un hecho que nos permite decir que la Universidad ha alcanzado el equilibrio estructural”. Un logro que en palabras del Rector ha sido posible con “el esfuerzo de toda la comunidad universitaria”, y en este sentido desveló que a partir de ahora, “con trabajo, discreción y modestia”, los recursos económicos que hasta ahora iban destinados a gastos corrientes, “estarán disponibles para emprender nuevos caminos que nos permitan mejorar como universidad y colaborar con instituciones y empresas en el desarrollo de nuestro tierra”. Un planteamiento que le llevó a afirmar que ahora “creo que podemos ser moderadamente optimistas respecto del futuro de la Universidad de León”.

Hermida no ha querido evitar en su intervención una referencia a la crisis económica en la que está inmersa España, y que afecta a personas, empresas e instituciones como la universidad. “Estamos convencidos que la cooperación entre el tejido empresarial y la Universidad es una herramienta básica para crear riqueza y salir de la realidad en la que nos encontramos. Y esta convicción la llevamos a la práctica con la unión del Consejo Social y la Fundación General de la Universidad y de la Empresa, para acudir al programa europeo Horizon 2020 y, de otra parte, crear microempresas, dentro de la Universidad, dirigidas por los estudiantes, de tal forma que los proyectos que tengan viabilidad puedan ser llevados a efecto en un nivel superior”.

En la actualidad, la incorporación de los jóvenes investigadores a la estructura docente de la universidad “está lastrada por el hecho de que la ley únicamente permite la reposición del 10% de los docentes que se jubilan y el cero por ciento del personal de administración y servicios”; a este respecto, Hermida ha lamentado la situación que se genera “pues pronto veremos que se perderá el nivel de investigación que España había alcanzado con la consiguiente repercusión en los procesos de desarrollo e innovación empresarial. Para evitar que la ciencia y la innovación sea algo marginal en España es necesario que en el corto plazo, pues ya se está acabando el colchón existente, se vuelva a la inversión en conocimiento como hacen la mayor parte de los países de nuestro entorno”. Y al hilo de esta defensa del futuro de la investigación Hermida ha confirmado que en las próximas semanas se publicará el decreto de creación de la Escuela de Doctorado de la Universidad de León que, junto con la sección de másteres y formación permanente “constituirá el núcleo central de los estudios de postgrado. Este centro tendrá vocación internacional pues buena parte de los estudios en él contenidos serán ofertados en enseñanza on-line”.

ENTREGA DE PREMIOS Y DISTINCIONES

El acto ha sido el marco idóneo para la entrega de los premios y distinciones a los mejores expedientes académicos, y a los galardonados por las diferentes fundaciones, colegios profesionales y empresas: También se han entregado las insignias a los nuevos doctores del curso 2012-13, así como a quienes obtuvieron los premios extraordinarios de doctorado.

Seguidamente fue el momento para las distinciones al personal de administración y servicios con 25 años de trabajo en la Universidad, y las que se otorgan a quienes han alcanzado la jubilación en el último año. Los reconocimientos han continuado con la concesión de una distinción honorífica “in memorian” a Tomás Hernández Rodrigo, que ha sido recogida por su hermano, Gerardo Hernández Rodrigo. En representación de quienes en el último año han alcanzado el grado de Doctor por la ULE, se ha procedido a investir a cuatro doctores de las diferentes ramas de conocimiento. Se trata de Diane Beeson Patton, de Arte y Humanidades; Héctor Argüello Rodríguez, de Ciencias de la Salud; Alicia Alonso Hernando, de Ciencias Experimentales; y Ana María Castañón García, de Ingeniería y Arquitectura.