UNIVERSIDAD DE GRANADA

El librito, de pequeño formato, recoge la conferencia homónima impartida por el profesor Shen Lin en el ciclo “El teatro Chino” organizado por el Instituto Confucio y el Seminario de Estudios Asiáticos de la Universidad de Granada en noviembre de 2012

La conferencia del profesor Shen Lin, titulada “Despedida y regreso de ´Mi concubina`. La encarnación femenina en el escenario chino”, ha sido recogida en un librito de pequeño formato que publica la Editorial Universidad de Granada (eug), después de que esta fuera impartida en noviembre de 2012, dentro del ciclo “El teatro Chino” organizado por el Instituto Confucio y el Seminario de Estudios Asiáticos de la Universidad de Granada.

El “Jingju”, el teatro musical de Pekín, conocido como Ópera de Pekín, es, según el autor de este libro, “la forma de teatro tradicional chino más expuesta al mundo exterior hoy en día”. Durante su desarrollo, esta forma relativamente joven se vio envuelta en los tumultos revolucionarios del proceso de la modernización china que le ofreció “una excepcional oportunidad de explorar las interacciones entre lo tradicional y lo moderno, lo autóctono y lo occidental”. Y dado que el dominio del “Jingju” sobre otras formas indígenas fue determinado principalmente “por el arte de los actores dan, es decir de los actores varones que interpretan papeles femeninos, un breve repaso sobre su ascenso y caída nos proporcionará un buen referente para la investigación”.

Despedida y regreso de mi concubinaEl autor de “Despedida y regreso de ´Mi concubina`. La encarnación femenina en el escenario chino” es Shen Lin (1966, Wuxi, China), una de las figuras más relevantes del mundo del teatro actual en China, doctor en Artes Esénicas y Drama por la Universidad de Birmingham (Reino Unido), catedrático de la Academia Nacional de Drama de China, director del Centro de Investigación de la misma y redactor jefe de la revista “Teatro”.

Durante más de veinte años ha realizado labores de investigación en universidades y centros de estudios de todo el mundo, al tiempo que sus obras, llevadas a los escenarios (“El balcón”, “La hormiga de amor”, “Che Guevara”, “Fausto en versión pirata”), le han otorgado el reconocimiento y aplauso dentro y fuera de su país.