UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO

POR PRIMERA VEZ UNO DE LOS FINALISTAS DEL CONCURSO DE MAQUETAS DE PUENTES DE PALILLOS DE HELADO DE LA ESCUELA TÉCNICA SUPERIOR DE INGENIERÍA DE BILBAO SUPERA LOS 1.000 KILOS, AUNQUE NO LOGRA LA VICTORIA

EL PUENTE GANADOR, CONSTRUIDO POR DOS ALUMNOS DE PRIMER CURSO DE INGENIERÍA INDUSTRIAL, HA SIDO ‘INDULTADO’ CON 760 KILOS

· Pablo Cearra, ingeniero industrial por la Escuela con siete victorias a sus espaldas, ha batido su propio récord (909 kilos) con una maqueta de 3,7 kilos y 1,10 metros de luz construida en dos meses con 4.000 palillos. LA ESTRUCTURA HA AGUANTADO 1.052 KILOS

· Sin embargo, como la carga de peso se hace según las características de cada puente, los 1.052 kilos que han colapsado la maqueta de Cearra ‘sólo’ eran equivalente a 728 para la maqueta de los ‘novatos’ Iñigo Fernández y Marcos Ortega, que sí se ha mantenido en pie, y que además ha logrado también el primer premio en la categoría de estética

· Un total de seis estructuras se han presentado al concurso (cinco en la modalidad de resistencia, y las seis en la de estética), que ha vuelto a registrar una enorme expectación

Ha sido un duelo muy reñido el de esta mañana en la plaza Von Siemens de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Bilbao, que ha acogido la XXII edición de su famoso Concurso de Maquetas de Puentes realizadas con palillos de helado. Baldosa a baldosa, plancha de acero tras plancha de acero, durante casi tres horas horas los participantes han probado la resistencia de sus construcciones hasta marcar un nuevo récord; 1.052 kilos. Sin embargo, la maqueta que ha logrado la proeza de superar la tonelada de peso sobre sus en apariencia frágiles cimientos de palillos encolados no se ha alzado con la victoria; ésta ha correspondido al puente presentado por dos estudiantes que cursan el primer curso de Ingeniería Industrial, el riojano Iñigo Fernández y el burgalés Marcos Ortega, que también han ganado en la categoría estética.

Los ‘novatos’ Iñigo Fernández y Marcos Ortega han plantado cara al veterano Pablo Cearra, ganador en siete ocasiones y creador del puente que, con 909 kilos, ostentaba el récord del concurso. Sus maquetas han sido las finalistas. Iñigo y Marcos han presentado una maqueta de puente tipo parábola de cinco kilos de peso y 1,55 metros de luz (la distancia entre sus pilares), una estructura construida a los largo de un mes tras otro más de planificación y para la que han empleado 4.500 palillos. El puente (bautizado como ‘Unamuno’, en alusión a la residencia donde se alojan ambos estudiantes) ha despertado grandes elogios entre los profesores de la Escuela, ya que el concurso rara vez cuenta con la participación de alumnos del primer curso. Y menos con estos resultados.

Frente a ellos estaba la experiencia de Pablo Cearra, asistido como es habitual por su padre, Luis. El suyo era un puente de cercha triangular de 3,7 kilos peso y 1,10 metros de luz, fabricado con 4.000 palillos también durante dos meses. En la última carga, los cálculos de equivalencia (ya que la resistencia de estos puentes en miniatura se mide a partir de su tipología y dimensiones) han establecido una paridad de 728 kilos para la maqueta de Iñigo y Carlos y de 1.052 para la de Cearra.

Los primeros en colocar el peso sobre su puente han sido los debutantes. Frente a la expectación del público y el nerviosismo de los participantes, ‘Unamuno’ se ha mantenido incólume. Como si tal cosa. Era el turno de Cearra, quien con grandes dificultades dado ya el volumen de las baldosas y las planchas colocados sobre la maqueta, ha cargado los 1.052 kilos. Todo un récord, que finalmente ha colapsado la estructura. Al igual que le pasó al propio Cearra en la última edición, este año el ganador no iba a ser el autor de la estructura capaz de soportar más peso. Ya como vencedores, Iñigo Fernández y Marcos Ortega han hecho una última carga; 760 kilos, que el puente ha soportado. En ese momento, han optado por ‘indultarlo’.

Por otra parte, los mismos participantes han repetido triunfo en la categoría estética, mientras que Cearra también ha logrado el segundo puesto en estética con otro puente presentado solo a esta categoría. Así, Iñigo Fernández y Marcos Ortega se han embolsado 1.500 euros (900 como ganadores en funcionalidad y 600 como vencedores de estética) y Pablo Cearra, 900 euros: 600 como finalista en resistencia y 300 como segundo en estética.

Junto a los puentes de Iñigo Fernández y Marcos Ortega y Pablo Cearra, el concurso ha registrado otras participaciones notables. Así, Asier Jauregui, alumno de segundo de Ingeniería Industrial, ha logrado los 300 euros correspondientes al tercer premio de resistencia, en la que su puente alcanzó lo 210 kilos, mientras que el equipo conformado por Hugo Aristegui (4º de Ingeniería Industrial) y Carlos Pérez (2º¿de Ingeniería Industrial) ha logrado el tercer puesto en la categoría de estética (dotado con 100 euros).