UNIVERSITAT DE VALENCIA

El pensador afirma que la globalización “no puede reducirse únicamente a la economía: la economía se ha globalizado pero la política queda basada en el juego geopolítico de las grandes naciones”. Las palabras de Naïr se han escuchado este lunes en el acto de investidura como ‘honoris causa’ de la Universitat de València. El ha calificado Naïr como “una personalidad de referencia internacional”. La ‘laudatio’ ha sido leída por Javier de Lucas, catedrático de Filosofía del Derecho.

El acto se ha celebrado al Paraninfo del edificio histórico de La Nau, con asistencia de numerosos miembros de la comunidad universitaria y de la política, la cultura y la sociedad civil valencianas. Durante la sesión se han concedido los títulos a los nuevos doctores de la Universitat de València.

Las primeras palabras de Sami Naïr han sido para homenajear la memoria de la Segunda República, en una fecha como la del 14 de abril: “Coincidir en Valencia con este aniversario es un privilegio para mí, porque mi corazón ha latido con la historia de la II República española, la República que quería instaurar la igualdad y que hizo de la transmisión de la educación, a través de su magnífica red de maestros republicanos, uno de sus objetivos centrales; esta misma República que, amenazada, abandonada por los Estados democráticos en nombre de la razón de Estado, recibió el apoyo de miles de brigadistas solidarios, procedentes del mundo entero. Me siento, a través de los hilos invisibles de la historia y de la memoria, vinculado al sueño pedagógico de la República española”.

En la primera parte de su discurso, el pensador europeo de origen argelino se han centrado en la relación entre la crisis actual y la globalización: “Hemos pasado de la internacionalización a la globalización de la economía, pero el sistema de poder sigue siendo lo del siglo XX. Dicho de forma más elíptica: la economía se ha globalizado pero la política queda basada en el juego geopolítico de las grandes naciones, y esto es el que se explica fundamentalmente la debilidad de aquello político frente a aquello económico”. “La globalización no puede reducirse únicamente a la economía”, ha concluido.

A continuación, el discurso se ha centrado en un campo, el de las migraciones y la multiculturalidad, donde se considerado una referencia mundial: “Necesitamos una política de inmigración seria: tiene que asentarse sobre una estrategia paciente de integración, basada en el respecto de los derechos y de los deberes; una justa política de gestión de las fronteras, respetando los derechos humanos de extranjeros, inmigrantes y refugiados; y, por fin, una estrategia de codesarrollo fuerte y solidaria, basada en los inmigrantes instalados en el país de acogida que favorezca la solidaridad económica, a través de los propios inmigrantes, con los países de origen”.

esteban-morcillo-sami nairNaïr ha añadido: “Creo que todos somos conscientes que se ha abierto una nueva época de largo alcance, en la cual se hace cada vez más necesario un nuevo vínculo humano, pues nosotros, los seres humanos, no tenemos bastante con vivir únicamente como consumidores, una especie de corchos flotantes en la superficie del océano mercantil”.

El discurso completo se encuentra en:

http://www.uv.es/rectorat/discursos/honoris/saminair/LectioSamiNairCAST.pdf

Por su parte, el rector Esteban Morcillo ha calificado a Sami Naïr como “una personalidad de referencia europea e internacional, y un verdadero Maestro en el más profundo sentido de este término, un magisterio, didascálico, que no ha rehuido extender a las tareas políticas el valor social del conocimiento”.

En su parlamento, el rector ha aprovechado para hacer una defensa de los valores de las universidades públicas, y de su apuesta por la construcción europea. Y ha anunciado que las universidades públicas españolas emitirán próximamente una declaración “en contra de las medidas que, afectando a toda la comunidad universitaria, ponen en riesgo el actual modelo de universidad pública construido a lo largo de décadas bajo gobiernos de diferente signo político”.

El discurso del rector está accesible en:

http://www.uv.es/rectorat/discursos/honoris/saminair/discursrectorsaminair.pdf

En la ‘laudatio’, Javier de Lucas, ha recordado que Sami Naïr es uno de los intelectuales europeos de referencia. “Alguien cuya opinión es solicitada y atendida en temas que corresponden a las preocupaciones reales y prioritarias, por más que sobre ellas exista no poca confusión. Alguien cuya voz es reconocida en debates cruciales sobre el presente y el futuro de la Unión Europea, la crítica del modelo neoliberal de globalización –de mundialización–, o sobre las condiciones de viabilidad de nuestras democracias.

De Lucas ha indicado que la defensa de los derechos de los inmigrantes es para Sami Naïr “el faro que debe orientarnos en el debate sobre la identidad, el racismo y el multiculturalismo, así como la discusión acerca de la integración y la ciudadanía en las sociedades que reciben la inmigración”.

La ‘laudatio’ puede leerse íntegramente en:

http://www.uv.es/rectorat/discursos/honoris/saminair/LaudatioSamiNair.pdf

Sami Naïr (Tlemcen, Argelia, 1946) es catedrático de Ciencias Políticas de la Universidad París VIII; director del Centro Mediterráneo Andalusí, de la Universidad Pablo de Olavide; y director del l’Institut d’Etudes et de Recherche Europe-Méditerranée (IEREM).

Doctor en filosofía política por la Sorbona en 1973, y doctor de Estado en letras y ciencias humanas, también por la Sorbona, en 1979, ha impartido docencia a las universidades Carlos III de Madrid, Pablo de Olavide, Lausana (Suiza), de Bogotá y de Amaso (Colombia), de Orán (Argelia), en la Wesleyan University (Estados Unidos) y en la Universitat de València.

Ha obtenido los premios Emilio Castelar a la defensa de las libertades; Fundación Cristóbal Gabarrón de trayectoria humana, de ensayo Internacional Terenci Moix 2012 y LiberPress 2012. Consejero de Estado francés en servicio extraordinario, ha sido editor jefe de la revista ‘L’Evènement Européen’, y codirector de la revista ‘Les temps modernes’, y es columnista del diario ‘El País’.