UNIVERSIDAD FRANCISCO DE VITORIA

Alrededor de 100 estudiantes de la Universidad Francisco de Vitoria se han graduado hoy, lo que supone el broche final de su etapa universitaria. El padrino de la primera promoción del Grado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte ha sido Fernando Soria, impulsor del proyecto ‘España se mueve’ en el que colabora la Universidad Francisco de Vitoria.

Poco queda de aquellos alumnos que llegaban a la Universidad Francisco de Vitoria por primera vez en septiembre de 2010 sin saber muy bien el cambio que iban a experimentar a nivel académico y personal en los próximos años que duraría su etapa universitaria. Largas horas de estudio, exámenes, trabajos en grupo, actividades universitarias, conferencias, acción social, sus primeros encuentros laborales, y numerosas experiencias personales que nunca olvidarán.

Así, hoy se han celebrado los actos de graduación de la primera promoción del Grado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte y la primera también del Grado en Fisioterapia de la Universidad Francisco de Vitoria. Ante ellos se abre un mundo diferente, nuevo. Unos seguirán estudiando y otros empezarán a trabajar para aquello que se han preparado durante estos últimos años, que es una de las misiones de la universidad.

De eso mismo les habló el profesor de Formación Humanística, Juan Pablo Serra, en su última lección magistral a los todavía universitarios. “Ahora es el momento en el que más incertidumbre tenéis sobre vuestro futuro porque ahora conocéis con más fundamento la variedad de posibilidades que os ofrecen en vuestros respectivos campos”, explicaba el profesor. La misión de la universidad es “introduciros de una forma más sabia y libre en la inmensa complejidad de la vida” y “a ello os habéis enfrentado en la universidad a través del estudio para conocer que las cosas no son simples”, finalizaba.

El padrino de la primera promoción del Grado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte ha sido Fernando Soria, periodista y director del proyecto ‘España se mueve’ en el que colabora la Universidad Francisco de Vitoria, y que les ha explicado a los alumnos que más de la mitad de los españoles son sedentarios. De hecho, “apenas un 25% realiza una actividad física regular y adecuada y nuestros niños son os más obesos de Europa, lo que supone una notable pérdida de calidad de vida para las personas y un gasto insostenible para el Servicio Nacional de Salud (más de 80.000 millones de euros)”, explicaba Soria. Las recomendaciones que dan los expertos son, continuaba, “la prevención, con la actividad física ocupando un papel estelar, es la mejor y más barata de las terapias”. Así pues, añadía que “el futuro de la sociedad del bienestar se encuentra en la adopción de hábitos de vida saludables por parte de los ciudadanos para lo cual será imprescindible la intervención de médicos con conocimientos de la prescripción de actividad física como terapia y de profesionales cualificados que la impartan y la gestionan”. Y esta es precisamente, la principal línea de actuación de España se mueve, un gran movimiento que promueve hábitos saludables en la sociedad española a través del fomento del deporte y la actividad física, y de mantener una vida activa y dinámica a cualquier edad. Fernando Soria ha finalizado su discurso animando a los recién graduados a disfrutar de sus conocimientos adquiridos porque “vuestro oficio es de esos especiales que permiten terminar el día con la satisfacción de haber contribuido a una sociedad mucho mejor”.

Por su parte, Susana García Cardo, coordinadora de Acción Social de la Universidad Francisco de Vitoria, ha sido la madrina de la primera promoción del Grado en Fisioterapia que se ha graduado hoy y a los que les ha dado varios consejos. “La vida es dura y difícil y cada uno de vosotros sois los responsables de lo que es vuestra vida ahora y en el futuro, no perdáis el miedo a soñar porque si luchas por los sueños se cumplen, y lo imposible se vuelve posible cuando el motor que lo mueve es el amor, porque amando se recibe más amor y duele porque implica donación y sacrificio”, ha explicado. Por último, les ha dicho que se valoren “por lo que sois no por lo que hacéis” porque en la UFV han aprendido a ser “profesionales que saben mirar al otro, que miráis a vuestros pacientes buscando el bien mayor y que disfrutáis haciendo lo que os gusta”.