UNIVERSIDAD PÚBLICA DE NAVARRA

Han analizado las prácticas fraudulentas más habituales y las herramientas más avanzadas para combatirlas

Sesenta docentes de la Universidad Pública de Navarra han participado en el curso “ y ciberplagio entre el alumnado académico: estado de la cuestión, últimos estudios y herramientas anti-”, que ha tenido lugar recientemente en el campus de Arrosadia por iniciativa del Centro Superior de Innovación Educativa y la Oficina de Referencia de la Biblioteca.

El curso estuvo impartido por Manuel Ruiz de Luzuriaga, técnico de la Oficina de Referencia y Cartoteca de la Biblioteca de la UPNA, y a lo largo del mismo los asistentes pudieron conocer las distintas tipologías del plagio en los trabajos académicos y la evolución de este fenómeno hasta el ciberplagio a rebufo de las nuevas tecnologías, que facilitan enormemente la copia electrónica y el acceso a una cantidad ingente de información, y dificultan a menudo la detección de las prácticas fraudulentas por la variedad y diversidad de información.

Asimismo, se abordó la forma adecuada de introducir información e ideas ajenas en un trabajo propio, lo que exige que sea una aportación justificada y citar siempre a la fuente, salvo que se trate de informaciones comúnmente conocidas y admitidas.

Compraventa de trabajos

Ruiz de Luzuriaga habló por otro lado del creciente mercado de compraventa de trabajos académicos a través de internet, una práctica que tiene que ver más con la suplantación que con el plagio y que se está extendiendo en el ámbito anglosajón. Según precisó, hoy día es posible comprar a la carta desde un trabajo de Bachillerato hasta una tesis doctoral, pasando por un ensayo sobre cualquier materia, y puso de ejemplo varios portales, como www.bestessays.com, donde se puede adquirir una tesis doctoral completa por algo menos de 3.000 euros.

Aunque admitió que esta última práctica dista de ser generalizada entre el alumnado, Ruiz de Luzuriaga aportó algunos datos que invitan a la reflexión. Por ejemplo, según diversos estudios, en España un 4% del alumnado universitario ha recurrido alguna vez a la compraventa de trabajos.

Por otro lado, encuestas realizadas en los últimos años en varias universidades demuestran que un 94% del alumnado utiliza habitualmente el copia-pega (Universidad de Zaragoza, 2008; la encuesta no especifica si con cita o sin ella), que un 69% admite haber copiado fragmentos de texto sin citarlos (Universidad de las Islas Baleares, 2009), o que un 52% reconoce que al realizar trabajos copia y pega de varias fuentes (Universidad de Oviedo, 2012).

Medidas anti-plagio

Ruiz de Luzuriaga habló también de las vías para luchar contra el plagio, que son un conjunto de medidas relacionadas con la regulación, la formación e información, la metodología docente, el seguimiento del alumnado y la tecnología que proporciona el software de rastreo anti-plagio. A su juicio, para que estas medidas tengan el efecto deseado deben aplicarse de forma paralela y complementaria, sin prescindir de ninguna de ellas.

En este sentido, señaló que la UPNA cuenta con su propia regulación, la normativa reguladora de los procesos de evaluación, e imparte además cursos de competencias informacionales con el objetivo de enseñar al alumnado a buscar, evaluar, seleccionar y utilizar correctamente la información. Animó a los docentes a cambiar la metodología a la hora de encargar trabajos a los estudiantes, pues a veces las orientaciones de partida son demasiado generalistas e invitan al plagio, y a estrechar el seguimiento posterior de dichos trabajos.

Por último, se refirió al diferente software anti-plagio que están utilizando las universidades, entre el cual destacan las plataformas Euphorus y Turnitin, y precisó que la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) está estudiando en estos momentos la posibilidad de adoptar una aplicación común para todo el ámbito universitario. Otra posibilidad futura sería –según apuntó- la integración de este tipo de aplicaciones en entornos como el aulario virtual de la UPNA, MiAulario, de manera que cuando se presente un trabajo pase automáticamente por el filtro anti-plagio antes de ser aceptado.

Etiquetado con:

Noticia clasificada como: Actividades culturales universitariasConvocatorias universitariasNoticiasUniversidades de Navarra

Te gustó este artículo? Subscríbete a mi RSS feed