UNIVERSIDAD DE NAVARRA

-Raffaele Simone, ensayista filosófico y político ha participado en el XI Congreso Internacional de Lingüística en la Universidad de Navarra

Raffaele Simone define el como “el conjunto de lo que los políticos dicen al pueblo o a sus colegas políticos. Las dos direcciones son distintas y dan lugar a productos totalmente diferentes. El discurso al pueblo -el más interesante de los dos- sirve para anunciar, prometer, atacar, criticar, indicar, y es el verdadero ”. En la actualidad, afirma, “con el nacimiento de la política-espectáculo y con el inmenso poder que han tomado los media, el discurso político se amplifica a través de estos y a menudo se produce expresamente para que los media lo recojan y relancen”.

En otros términos, según el experto, “los políticos hablan no por que tengan algo para decir sino para que los media difundan sus palabras y su imagen. El discurso se genera para los media y por los media y no para y por el pueblo. Esta hipertrofia aberrante de lo político en los media es uno de los factores del disgusto hacia la política, lo que tiene que ver con ella y los propios políticos, que se comprueba en este momento en todo Occidente, incluida España (y, por supuesto, Italia)”.

Asimismo, preguntado por si todo vale para obtener votos, asegura que “la mentira es uno de los ingredientes más antiguos y conocidos del discurso político. La retórica antigua se creó exactamente para contrastar esta tendencia intrínseca de los políticos. La modernidad europea conoce nuevas formas de mentira y engaño: la manipulación mediática, la promesa incontrolable, la confusión maliciosa de lo deportivo con lo civil, la degradación de los ciudadanos a través de una producción mediática de ínfimo nivel. Todo eso forma parte de las estrategias modernas del discurso político, que ya no es solo producción verbal sino estrategia general de comunicación, en la que se combinan discursos en el sentido estricto, publicidad, emisiones de televisión, cultura popular, deporte, etc”.

El ensayista concluye que “las materias a las que se puede aplicar el análisis del discurso abarcan toda la esfera de la comunicación política. Pero, como supone una dimensión mucho más vasta que el análisis del tradicional discurso político, el trabajo se ha hecho mucho más complicado. Además, la multidimensionalidad de la comunicación política hace que sea más ardua su descomposición crítica y que su eficacia en el pobre pueblo de los electores sea inmensamente más grande”.

Raffaele Simone ha abierto el XI Congreso Internacional de Lingüística General que se celebra en la Universidad de Navarra del 21 al 23 de mayo con la ponencia plenaria “Formatos semánticos”. El Congreso está organizado conjuntamente por el Instituto Cultura y Sociedad y la Facultad de Filosofía y Letras. Cuenta con la participación de 400 personas.