UNIVERSIDAD CATÓLICA DE VALENCIA

El Arzobispo bendice la ampliación del campus y la nueva capilla

El arzobispo de Valencia, , Gran Canciller de la Universidad Católica de Valencia (UCV), ha exhortado hoy a los enfermeros y enfermeras que se forman actualmente en su Facultad de Enfermería a “cuidar y amar” y a hacerlo “con el uniforme que Dios nos da, que es ver al otro como hijo Dios”.

El prelado ha pronunciado estas palabras durante la eucaristía que ha seguido a la bendición de la nueva capilla y ampliación de la Facultad de Enfermería de la Universidad Católica de Valencia que ha presidido monseñor Osoro.

El Arzobispo ha subrayado el hecho de que “en el último momento de su vida, el Señor se preocupa de que estemos cuidados y eso se lo dice a su Santísima Madre, que cuidásemos los unos de los otros”.

Según el prelado, “este es el deseo que también tuvo D. Marcelino sobre esa Escuela que hoy es Facultad D. Marcelino, a quien cada día admiro más y más me convenzo de que ha sido necesario abrir su causa de canonización”, ha añadido.

“Una Facultad de Enfermería que tiene desde sus inicios como patrona a la Mare de Déu del Desamparats y que, “si hoy es una Facultad de la Universidad Católica de Valencia, ha de ser capaz de que sus alumnos alberguen en su corazón este mismo deseo que tuvo Dios de remitir el Hijo a su Madre”.

Así, ha animado a “acoger las palabras “Mujer ahí tienes a tu hijo”, y es que el Señor quiere que salgan de este centro hombres y mujeres que cuiden y que tengan la misma preocupación por los otros que Jesucristo tuvo en la cruz”.

Igualmente, ha exhortado a que “acojamos el mandato de “amaos los unos a los otros como yo os he amado”, donde lo importante es ese “yo”, tener el mismo amor que Jesucristo, porque ese amor es el que construye y realiza a la persona”.

En este sentido, ha expresado que los titulados de esta Facultad de Enfermería conviene que “consideren al otro como más importante que a uno mismo, descubriendo que ante el otro uno se tiene que arrodillar porque es hijo e imagen de Dios”. “Ver que el otro es imagen de Dios y que el modo que tengamos de acceder a las personas sea viéndolas así, a las que se ha de tratar con el mimo que uno trataría a Dios mismo”, ha asegurado.

Finalmente, el Gran Canciller de la UCV ha detallado que todo esto hay que “hacerlo con un uniforme, que nos hace cuidar de una manera y amar como Dios nos ama”. Asimismo, ha animado a transformar la mente y ver a la persona como imagen de Dios, y situarse así ante los demás”.

“Que nuestro amor no sea una farsa, sino que nazca de lo más profundo de nuestro corazón, a pesar de los fallos y de que tengamos que pedir muchas veces perdón. Servid siempre, tened esperanza, tened igualdad de trato los unos con los otros, sed cariñosos, y estad alegres… Este es el uniforme que esta Facultad de Enfermería ha de seguir llevando”, ha concluido monseñor Carlos Osoro.

Tras concluir la eucaristía, los miembros del Consejo de Gobierno, las antiguas alumnas, los profesores y el personal de administración y servicios han entonado el “Himne de la Coronació” en honor a la Patrona de la ciudad de Valencia, la Mare de Déu dels Desamparats, bajo cuyo patronazgo y protección está dedicado este centro universitario.

Acto académico

Tras la celebración ha tenido lugar un acto académico con el que se ha conmemorado el cincuentenario de la novena promoción de la Escuela de Enfermería Nuestra Señora de los Desamparados, y que ha contado con la participación del Vicerrector de Extensión Universitaria y Cultural y Capellán Mayor de la UCV, José Luis Sánchez; el decano de la Facultad de Enfermería, Pedro Navarro; Mª Amparo Nogales, y Carmela Dávalos, antigua alumna y docente de la promoción, respectivamente.

Tras unas palabras de bienvenida del decano y del capellán mayor, Nogales ha recordado la oración que Don Marcelino Olaechea, Arzobispo de Valencia, les recomendó cuando eran estudiantes como orientación a sus estudios, así como ha hecho memoria de lo aprendido en las aulas y lo vivido durante tantos años de realización profesional.

Del mismo modo, la profesora Dávalos, en representación del claustro docente de la entonces Escuela de Enfermería, ha recordado a sus compañeras y alumnas con agradecimiento y cariño. A continuación se ha procedido a la entrega de un diploma conmemorativo y de un obsequio de la Universidad Católica de Valencia a cada una de las enfermeras de su novena promoción.

Por su parte, Pedro Navarro ha recordado que este año se cumple el 60 aniversario de la creación de la Facultad de Enfermería por el entonces Arzobispo de Valencia, D. Marcelino Olaechea, que siempre pedía que las enfermeras que se formaban en aquella Escuela “fueran ángeles al servicio de los hombres”.

Así, ha manifestado que aquella “pequeña semilla que sembró ha dado fruto y ha ido egresando profesionales capaces de poder estar en los momentos de dificultad de las personas”. “Ahora, otro Arzobispo, D. Carlos vuelve a dar un impulso en esta casa para que continúe su labor”, ha añadido.

Ampliación

La ampliación realizada alcanza una superficie total de 705 metros cuadrados, tras una obra de adecuación de la planta baja que linda con la sede. De esta forma, se ha construido una amplia sala destinada al profesorado con una docena de puestos de trabajo y otros dos despachos, así como una nueva sala de informática de acceso libre para los estudiantes con 60 puestos y dos aulas para impartir clases, entre otros aspectos.

La reforma ha supuesto un cambio de acceso a la sede, que ahora también se puede realizar a través del número 7 de la calle Espartero.

Igualmente, se ha trasladado la capilla del campus, desde el tercer piso a la planta baja, donde se ha ubicado una imagen de la Mare de Déu dels Desamparats que data de los inicios de la antigua Escuela de Enfermería, creada en 1953.