UNIVERSITAT JAUME I

El catedrático de Sociología destacó la necesidad de que la universidad pública se incorpore y lidere esta revolución en el Seminario sobre Educación y Ciudadanía

Ramón Flecha, catedrático de Sociología de la Universitat de Barcelona, dio algunas de las claves para que la universidad española pública sea de calidad en el Seminario sobre Educación y Ciudadanía que se celebró el pasado 30 de abril en la Llotja del Cànem, organizado por la Facultad de Ciencias Humanas y Sociales.

Flecha inició su conferencia apuntando que el presupuesto europeo para investigación científica ha subido un 25%, es decir, el conjunto de Europa está subiendo el presupuesto mientras que el estado español está recortando. No obstante, el catedrático puso de relieve la necesidad no sólo de reclamar recursos sino de analizar en que se van a invertir y si es necesario aplicar cambios.

«Estamos ante la mayor revolución del conocimiento y más democrática que ha existido a lo largo de la historia de la humanidad puesto que los descubrimientos científicos tienen que estar el alcance de toda la población mundial de forma gratuita y abierta» afirmó. En este sentido, explicó que este acceso provoca cambios educativos muy importantes porque permite a la ciudadanía saber si las actuaciones están avaladas por la comunidad científica internacional. Según el catedrático «la universidad pública saldrá adelante o no en la medida que sea capaz de incorporarse rápido a esta revolución e incluso liderarla. Si queda al margen será sustituida por otros organismos que sean más ágiles. Por lo tanto la defensa de la universidad pública pasa por esta transformación».

Flecha señaló que uno de los cambios que se aplicará en las universidades será la cuantificación del impacto social conseguido para otorgar un porcentaje de la financiación en función de éste. El catedrático también puso especial énfasis en la necesidad de estar al día de los últimos adelantos científicos para poder innovar y mejorar la calidad de las universidades. Al respecto señaló que «en las universidades de prestigio todo el alumnado sabe acceder a las revistas científicas y todos sus trabajos se realizan basándose en aquello que ya se conoce». En esta línea también puso como ejemplo las defensas de tesis. En España se realizan con una jerarquía mientras que en las universidades de prestigio se debaten como iguales, cosa que eleva el conocimiento porque requiere una gran preparación del tema por parte de los evaluadores. «Con jerarquía no hay conocimiento sino sumisión» afirmó.

Así mismo, Flecha analizó otros puntos que hay que mejorar en la universidad española como la aplicación de prácticas y actuaciones relacionadas con el racismo y el sexismo, la eliminación de las desigualdades laborales entre personas que realizan la misma carga de trabajo o la obtención de los puestos de trabajo por méritos y no por contactos.

Por otro lado, el catedrático hizo una crítica al Pla Bolonia afirmando que «hemos hecho el Bolonia español con grados de cuatro años que en otros países son de tres porque hacemos los planes de estudios como una negociación entre departamentos y de créditos. Una universidad pública tendría que ser una universidad que planifica los estudios en función del que la sociedad necesita».

Para finalizar, Flecha también criticó el modelo educativo de las universidades españolas señalando que «lo que se denomina calidad docente en las universidades españolas es en realidad un destrozo de la calidad docente. Lo que se hace en España es una ocurrencia y tan sólo se hace aquí».