UNIVERSITAT DE VALENCIA

‘Orígenes de la Informática en la Universitat de València’ es el título de una mesa redonda, programada para este martes (27 de mayo) para conmemorar los 50 años de la adquisición del primer ordenador de la institución académica. La sesión comenzará a las a las 12 horas, en la sala de actos de la Biblioteca Eduardo Boscá (campus de Burjassot).

La Universitat de València adquirió en 1964 para su Centro de Cálculo un ordenador IBM-1620, que fue destinado a apoyar las actividades investigadoras y docentes. Este ordenador, que fue uno de los primeros instalados en universidades españolas, estuvo operativo hasta 1978, cuando se dejó de utilizar debido a su lentitud, dificultad de uso y elevado coste de mantenimiento.

El Centro de Cálculo (Servicio de Informática) de la Universitat de València está recopilando una colección de piezas antiguas, a manera de colección / museo informático, entre las que ocupa un lugar destacado aquel IBM-1620. Se dispone también de algunas calculadoras mecánicas y electromecánicas anteriores al primer ordenador, puesto que el Centro de Cálculo de la Universitat de València remonta su origen a 1955.

Al margen que las piezas de hardware se exponen al público, se ha considerado interesante rememorar aquellos “tiempos heroicos” en que los investigadores tenían que pasar horas y horas operando las calculadoras electromecánicas, o cuando investigadores, profesores y alumnos debían escribir sus programas en fichas perforadas y depurarlos y ejecutarlos utilizando el IBM 1620.

IBM 1620Por eso el Servicio de Informática ha decidido organizar la mencionada mesa redonda en la que ha invitado a participar a una muestra representativa de los investigadores, profesores y alumnos que vivieron aquella época.

Los participantes serán: Juan Palou, Rosario Domingo,Francisco Tomás, Rafael Romero, Álvaro López, Rafael Guardiola, Antonio Ferrer, Antonio Marquina, Isidro Ramos, Enrique Vidal, José Vicente Arnau, Marcelino Vicens, Enric Casaban y Fernando Nistal. Actuará como moderador Rogelio Montañana, del Servicio de Informática.

La sesión, que es de entrada libre, pretende tener un enfoque fundamentalmente lúdico y de entretenimiento, por lo cual no son necesarios conocimientos de informática para su seguimiento.