UNIVERSIDAD DE NAVARRA

-Según Marion Jansen, del International Trade Center, una de las barreras para que esté dentro de los flujos de comercio es la falta de información

“En muchos países de África, especialmente en el norte del continente, existe un desajuste entre el sistema educativo y lo que demanda el mundo laboral. A pesar de que ha aumentado la inversión en educación y el nivel de esta, los empleadores no encuentran personas que pueda ocupar puestos cualificados”. Así se expresó en la Universidad de Navarra Marion Jansen, economista jefe del International Trade Center. La experta participó en la III Development Week, un congreso internacional sobre pobreza y desarrollo organizado por el Navarra Center for International Development del Instituto Cultura y Sociedad (ICS).

Según indicó Jansen, este desfase –que las organizaciones internacionales denominan skills mismatch- provoca un alto nivel de desempleo y, con él, tensiones sociales que, con el tiempo, podrían derivar en conflictos.

En su presentación, Marion Jansen explicó que en un mundo cada vez más globalizado donde se dan más relaciones comerciales y flujos financieros, es fundamental para un país estar conectado. “Los datos demuestran que África está menos conectada que Latinoamérica o Asia, por lo que debe abrirse a los mercados”, recalcó. Y, según dijo, esto debe basarse en tres pilares: la modernización de la industria, la diversificación del producto y el incremento de la competencias laborales.

Qué vender al exterior y cómo hacerlo

De acuerdo con la economista, una de las mayores barreras para conseguir que África esté dentro de estos flujos de comercio es la falta de información: “Los productores en países en desarrollo frecuentemente no saben qué pueden vender al exterior ni cómo hacerlo. Precisamente, en el International Trade Center trabajamos para proporcionar información a las instituciones y organizaciones, que se encargan de ponerla a disposición de las empresas”.

Jansen explicó que en los años 90 el comercio exterior de África se centraba básicamente en Europa, pero poco a poco esta tendencia ha ido cambiando y ahora mantiene muchos acuerdos comerciales con Asia. “También observamos en el análisis que muchos de los productos africanos exportados a Asia son materias primas –señaló-. Sin embargo, el comercio dentro de África y hacia Europa está más ligado a productos ya transformados, por lo que vemos una subida en el escalón de la cadena mundial de valores”.

Expertos de universidades e instituciones de EE. UU., Gran Bretaña, Austria, Suiza, Kenia, Nigeria y España debatieron en la Universidad de Navarra sobre el futuro de África durante la III Development Week, que se celebró bajo el título Africa: a Promising Future.

Durante la semana, los ponentes invitados expusieron investigaciones sobre temas como la innovación en empresas de países en desarrollo, el crecimiento económico inclusivo, la eliminación de desigualdades, la estabilidad financiera o las migraciones.