Coeditora del libro : en torno a la obra de , publicado por el CSIC.

· La entrevista, realizada por Prensa UNE, puede ser reproducida íntegra o en parte.

Uno de los investigadores que más valentía ha demostrado a la hora de adentrarse en ciertos rincones inexplorados del folclore y las leyendas de la península Ibérica ha sido, y continúa siendo, el hispanista François Delpech. Pese a ello, su obra resulta en gran medida desconocida en nuestro país. Como se pone de manifiesto en estas páginas, el alcance de la obra de Delpech se extiende mucho más allá del ámbito estrictamente europeo, si bien su influencia se ha dejado sentir de manera más notable en Francia y en España. Y es justamente la vertiente hispanofrancesa de sus ensayos, publicados en las dos lenguas, la que se refleja en este volumen colectivo, que se divide en cuatro secciones: la primera se articula en torno a la santidad femenina legendaria; la segunda tiene como denominador común las crónicas medievales de carácter fabuloso; la tercera está protagonizada por la magia y los demonios; la cuarta, por último, bascula entre el folclore, la mitología y sus relaciones con la literatura. El volumen se cierra con una conversación con el propio François Delpech en la que nos desvela, en primera persona, algunas de las claves de su trabajo y también de su biografía, tan desconocida aún para sus lectores más asiduos. Finalmente, se incluye una bibliografía completa de su extensa obra.

P. ¿Es España un país rico en folclore en comparación con otros países?
R. No, el folclore de la Península no me parece más rico que el de otros países o regiones de Italia o de Francia (Auvernia, Bretaña, Córcega, etc).

P. ¿Es posible datar las leyendas?
R: Es posible datar al menos las obras publicadas que las transmitieron.

P. Ustedes en su libro rastrean tradiciones que aparecen en lugares lejanos.
R: Ha sido posible gracias a los libros y a los estudios que nos han transmitido vía imprenta o Internet todo ese patrimonio cultural. Se ha completado con las entrevistas que la doctora Tausiet hizo a algunas ancianas de pueblos de Castilla y Aragón.

P. ¿Cómo han pervivido los mitos hasta ahora, en nuestro país?
R: La historia nos enseña que la tardía – cuando no imposible – unificación de España, al contrario de lo que pasó en Francia, ha favorecido la preservación de la cultura genuina y del folclore de cada región, así como de las lenguas de la Península.

P. Cuando se ha producido el olvido, ¿a qué ha sido debido?
R: La globalización y la mundialización. Permítaseme contar una anécdota que para mí lo ilustra a la perfección. Hace veinte años, un día de verano que estaba invitada en casa de un amigo escritor que vive en una torre en el corazón del Albaicín, oí en plena calle: “Vanessa, vente a comer el Danone”. Ese día se me cayó la moral a los pies por ser oriunda del país del “Danone” y eso que amo profundamente a mi país y -no hace falta decirlo – a España y a sus diferentes regiones.

P. Explíqueme los efectos de la globalización.
R. Veo los efectos destructores de la mundialización cada vez que miro la televisión española, de un nivel cultural especialmente bajo. Por este monstruo introducido en cada hogar, el televisor, se difunde de forma insidiosa la más barata cultura americana con sus modelos de conducta que nada tienen que ver con los de las diversas regiones de España. Y ahora nos llegan y seguirán llegando los de China, tan avasalladora como el imperio americano. O si no que lo digan los Tibetanos exiliados en el norte de India, en lucha permanente para conservar su folclore, sus leyendas y su idioma.

P. Cuando creencias, ritos, leyendas… se olvidan, ¿qué estamos perdiendo?
R: Creo que estamos perdiendo la propia identidad y la cultura genuina. Nos estamos perdiendo a nosotros mismos y faltando a la memoria de nuestros antepasados. Estamos perdiendo una pedagogía de vida, unos medios de transmisión de un saber ancestral. Un país no tiene futuro si no tiene leyenda. Como expresaba el inteligente eslogan de una marca de coche hispanosuiza: “L’avenir a sa légende”.

P. ¿Folclore se opone a progreso o modernidad?
R: Depende a qué se le llama “progreso”. Si se llama progreso la llegada de los productos de las grandes industrias alimentarias y farmacéuticas a las más pequeñas aldeas, entonces sí, folclore y leyendas se oponen a conceptos como progreso o modernidad.

P. ¿Cómo convive la sociedad actual con las tradiciones?
HT: Folclore y leyendas perviven mejor en las zonas rurales alejadas de la influencia globalizadora de los medios de comunicación que están en manos de los políticos.

P. Todo esto es cultura popular. ¿Cómo debemos entender este enunciado hoy?
R: Es cultura popular porque la cultiva el pueblo y es cultura sabia cuando la estudian y la difunden los antropólogos, etnólogos, historiadores… Creo que hay una estrecha relación entre ambas.