UNIVERSIDAD DE ALICANTE

La estructura data de los años 50 del siglo XX, está en fase de catalogación como Bien de Interés Local y será reforzada en previsión de cualquier evento sísmico

Una de las dos únicas chimeneas industriales de fábrica de ladrillo, símbolo de su patrimonio arqueológico industrial, que aún conserva la localidad de Agost (Alicante) va a ser rehabilitada, reparada y reforzada gracias al convenio firmado entre el Grupo de ensayo, simulación y modelización de estructuras (GRESMES) de la Universidad de Alicante y la cerámica La Esperanza​. El acuerdo ha sido posible por la intercesión del Ayuntamiento de Agost, que ha hecho todas las gestiones para su materialización.

La firma del convenio, que tuvo lugar el pasado martes 27 de mayo de 2014, se enmarca dentro del Proyecto de Investigación financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad “Estudio experimental y numérico del comportamiento sísmico de estructuras esbeltas de mampostería reforzados con FRP: diseño de un procedimiento de refuerzo frente a acciones dinámicas”, cuyo investigador principal es el catedrático del Departamento de Ingeniería Civil de la Escuela Politécnica Superior de la UA, Salvador Ivorra. Su ejecución se va a desarrollar durante este año 2014.

Las dos únicas chimeneas industriales de mampostería están datadas de los años 50 del pasado siglo XX y se encuentran ahora en fase de catalogación como Bien de Interés Local por parte del Ayuntamiento de la localidad. La chimenea a rehabilitar forma parte de una fábrica de ladrillo, construida con muros de ladrillo unidos entre ellos por un mortero.

Agost es conocida por su alfarería. En las décadas de los años 40-50 derivó hacia la industria cerámica de fabricación de ladrillos y, más tarde, se dedicó a la producción de tejas y otro tipo de materiales de la construcción derivados de la arcilla. Esta chimenea es parte de la antigua cerámica de Ladrillos “La Paz”, situada en el término municipal de Agost, a la altura del km 6.5 del tramo San Vicente-Agost de la carretera CV-820.

Actualmente, esta industria es la predominante, pero ya no se construyen este tipo de chimeneas, sino que ahora son metálicas y mucho más sencillas de construir.

Salvador Ivorra aclara que <>. El investigador recalca la importancia del presente trabajo, ya que al preservar este tipo de estructuras se transmite a futuras generaciones una parte de este patrimonio, del cual <>.

Este tipo de chimeneas suelen ser representativas y se hallan conservadas en muchas localidades; en Alicante, por ejemplo, el equipo realizó una intervención para la conservación de dos chimeneas en la zona de la antigua fábrica de Harinas Buford, hoy en plena zona de desarrollo urbano de Alicante.

La chimenea de Agost va a ser, además, reforzada ante la posibilidad de un evento sísmico utilizando fibras de vidrio. De igual forma, el grupo investigador se plantea desarrollar una metodología para el refuerzo de este tipo de estructuras. Muchas de ellas se encuentran en plazas, en casos urbanos, que en el caso de un evento sísmico podría no solo dañar la estructura, sino también lo edificios existentes en su alrededor.