UNIVERSIDAD PABLO DE OLAVIDE

Este modelo ayudará a encontrar fármacos más eficaces para el tratamiento de la y

Los investigadores Ángel Carrión, de la Universidad Pablo de Olavide y , de la Universidad de Sevilla, han patentado un modelo de roedor que reproduce los síntomas más comunes de la fibromialgia y dolor crónico. Su aplicabilidad está en el cribado y desarrollo de tratamientos farmacológicos y nutricionales más eficaces para esta enfermedad.

La fibromialgia es un síndrome de dolor crónico generalizado acompañado de otros síntomas como la depresión, ansiedad, fatiga o alteraciones del sueño. Su diagnóstico se realiza a partir de los criterios de clasificación establecidos por el Colegio Americano de Reumatología (ACR) y no presenta alteraciones bioquímicas en ninguna prueba diagnóstica de rutina, por lo que surge la necesidad de encontrar nuevos marcadores diagnósticos de la enfermedad. Además ningún medicamento ha mostrado una alta eficacia en el control de todos los síntomas de la fibromialgia, siendo una combinación racional e individualizada de fármacos el tratamiento más adecuado de esta enfermedad.

Así, el estudio de los mecanismos moleculares del dolor, y en especial de la fibromialgia es uno de los retos de la ciencia, y por tanto para la industria farmacéutica en su misión de desarrollar fármacos cada vez más eficaces para tratamiento. Por tanto, son necesarios nuevos modelos animales que reúnan el mayor número de síntomas en común con la fibromialgia para refinar lo más posible el abordaje farmacológico contra esta enfermedad. Tal y como indican los científicos responsables, Ángel Carrión y Mario Cordero, “este roedor reproduce varios síntomas propios de la fibromialgia y las alteraciones bioquímicas descritas en esta enfermedad lo que supone una oportunidad hasta la fecha no conocida, que ayudará a probar y desarrollar fármacos cada vez más eficaces”. Además se trata de un modelo fácil de generar, debido a que se realiza por administración repetida de un único fármaco.

Sectores de aplicación

Los sectores de actividad en los que se aplicaría serían la industria farmacéutica y la industria de productos nutricionales y alimenticios, pues con este modelo se podrá evaluar los efectos de nuevos fármacos y productos nutricionales y alimenticios en los diferentes síntomas propios de la fibromialgia, así como sus efectos en el dolor crónico. “Otra de las industrias de aplicación de la invención sería la relacionada con tecnología de imagen para el diagnóstico, donde la invención ofrece un modelo de puesta a punto y evaluación del dolor a nivel orgánico y su respuesta tras el tratamiento farmacológico”, añaden los expertos.

Las empresas y centros de investigación interesados en este modelo de roedor pueden contactar con la Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación (OTRI) de las Universidades Pablo de Olavide y de Sevilla, encargadas de asesorar y gestionar la protección de los resultados de las investigaciones desarrolladas en ambas instituciones, así como de negociar los acuerdos de licencia y transferencia a las entidades interesadas en la explotación de estos resultados.