UNIVERSIDAD PÚBLICA DE NAVARRA

La Sociedad Española de Medicina de Emergencias ha reconocido su estudio sobre predicción de mortalidad en pacientes con politraumatismo

Tomás Belzunegui Otano, médico adjunto de urgencias del Complejo Hospitalario de Navarra y profesor asociado del Departamento de Ciencias de la Salud de la Universidad Pública de Navarra, ha recibido en Málaga el premio nacional Pepe Millá de investigación en urgencias y emergencias. El estudio premiado exponía las características de los pacientes politraumatizados atendidos por el Sistema de Emergencias de Navarra, la calidad de la asistencia sanitaria y los factores que determinaron el fallecimiento de los pacientes, para lo que se desarrolló un modelo matemático de predicción de la mortalidad. El trabajo ha culminado en la creación de la primera base de datos sobre politrauma operativa en el ámbito nacional.

La base de datos incluye registros de los hospitales de Estella, Tudela y Complejo Hospitalario de Navarra desde 2010. Los resultados de la investigación mostraron cómo ha habido un cambio en las características de los pacientes politraumatizados. “Hemos constatado que ha habido un cambio espectacular —indica Tomás Belzunegui—. Antes, la mayoría de los casos eran jóvenes con politraumatismos debido a accidentes de tráfico. Por las medidas que en esa cuestión se han tomado, que yo creo muy acertadas, estos casos han disminuido de una manera considerable, lo mismo que ha ocurrido con los accidentes laborales por precipitaciones desde altura”. Sin embargo, uno de los datos relevantes es que hay un grupo emergente de personas, en torno al 30% del total, que irrumpe en este conjunto de pacientes con politraumatismo. “Son personas de edad avanzada, abuelitos que se caen, se dan un golpecito que parece nada, pero que muchas veces resultan ser lesiones intracraneales severas, que pueden terminar siendo mortales”.

En el trabajo premiado participaron también José Antonio Sanz y Adrián Barbachano, investigadores del grupo GIARA del Departamento de Automática y Computación de la UPNA; Carlos Gradín, del Departamento de Ciencias de la Salud de la UPNA; Ana Cabodevilla, del Hospital de Navarra, Mariano Fortún, del Hospital de Estella; y profesionales de SOS-Navarra, que aportaron información relevante sobre los tiempos de respuesta en la atención sanitaria.

El haber creado esta primera base de datos permitirá ahora acudir a las grandes bases europeas, “compararnos con ellas, ver qué hacemos bien o mal y qué podríamos cambiar”.

Factores que influyen en la mortalidad

En términos muy básicos, el doctor Belzunegui señala que una persona con politraumatismo “es aquella que se beneficia de lo bien o lo mal que lo haga el sistema sanitario. Es decir, si se atiende bien, sobrevive; si se atiende mal, fallece. Y esto no ocurre con otras patologías: por ejemplo, un esguince de tobillo, lo atiendas o no el resultado va a ser prácticamente el mismo: se va a curar solo”. Las bases de datos europeas sí contemplan un indicador de gravedad (INSS) que permite hacer una estimación y, en función de las lesiones que se presentan, calificar qué persona puede considerarse con politraumatismo y cuál no.

Con la colaboración del departamento de Automática y Computación de la UPNA se determinó un modelo matemático de predicción de la mortalidad. Se trataba de conocer qué factores o variables eran determinantes para que los pacientes con politraumatismo sobrevivieran o no. “Se trata de una estadística denominada regresión logística, que yo comparo con una coctelera —explica Belzunegui—: Tú metes en una coctelera todas las variables que crees que pueden estar involucradas en este análisis y después, ese método selecciona aquellas variables que de verdad influyen, que son determinantes para la mortalidad de los afectados”.

Entre las variables estudiadas se encontraban la edad, sexo, enfermedades asociadas al paciente, gravedad e intensidad de las agresiones (en los casos de heridas por arma blanca o arma de fuego), etc. y otras variables relativas a la actuación médica (tiempo de llegada al centro hospitalario, intubación o no, tiempo que se ha tardado en hacer un escáner, en entrar en quirófano, etc.) “Al final, vimos que las variables relacionadas con la asistencia sanitaria, como pueden ser los tiempos de respuesta, no eran responsables del fallecimiento de los pacientes. Por el contrario, sí lo eran factores como la fragilidad del paciente, la edad, las enfermedades asociadas, etc.”

Los investigadores compararon los resultados con los obtenidos en otros estudios norteamericanos “y hay sólo pequeñas diferencias. Por ejemplo, ellos sí consideran influyente la variable de heridas penetrantes, que a nosotros no nos aparece en el modelo y quizá porque aquí las agresiones se dan en menor número y son de menor intensidad que allí”.

Investigación en salud

Tomás Belzunegui lidera el “Grupo de investigación del paciente politraumatizado”, censado en Navarrabiomed y en la Universidad Pública de Navarra. Este grupo ha recibido diferentes ayudas de investigación del Instituto Carlos III, Departamento de Salud del Gobierno de Navarra y DG-SANCO de la Comisión Europea, que se ha traducido en la creación de la primera base de datos de Trauma. El futuro del grupo se centra ahora en crear una base de datos o registro de ámbito nacional, que permita la colaboración con las instituciones europeas interesadas en el estudio del paciente politraumatizado. Esto permitiría la comparación y la mejora del sistema de emergencias con el objetivo de disminuir la mortalidad en este campo.

El trabajo premiado lleva por título “Major trauma registry of Navarre (Spain): the accuracy of different survival prediction models” [Registro de politraumatismo de Navarra (España): la precisión de diversos modelos de predicción de la supervivencia]. El tribunal, que había preseleccionado 15 artículos publicados en revistas indexadas con factor de impacto, seleccionó 3 finalistas. Valoró que fuera el trabajo de investigación de un grupo estable, multidisciplinar y con relevancia en la investigación realizada. “Somos un grupo que llevamos diez años trabajando —explica Belzunegui—, multidisciplinar (con médicos de los distintos escalones del sistema asistencia y con investigadores de la UPNA) y, además, hemos tenido ya una producción científica: tres tesis doctorales, otras cuatro que están en marcha y un número no despreciable de artículos.”