UNIVERSIDAD DE LA RIOJA

ASISTEN LA SECRETARIA GENERAL DE LA UR, LA COORDINADORA DEL CAMPO Y EL ALCALDE DE BERGASA

Las Escuelas de Bergasa acogen mañana, viernes 11 de julio, a partir de las 13.00 horas, la clausura del Campo de Trabajo ‘Los celtíberos y su producción cerámica. Excavación en el alfar celtibérico de El Cortijo’ de la Universidad de La Rioja.

En el acto de clausura y entrega de diplomas a los doce estudiantes que han participado en el campo participarán Mariola Urrea Corres, secretaria general y responsable de Relaciones Institucionales e Internacionales de la UR, Pilar Iguacel de la Cruz, coordinadora del campo, y Ángel Ferrero Chimeno, alcalde de Bergasa.

Esta actividad forma parte del programa de 2014 que, bajo el patrocinio de la División Global Santander Universidades del Banco Santander y la gestión de la Fundación de la UR, ofrece del 30 de junio al 22 de noviembre cursos formativos y de idiomas, el ciclo ‘Referentes’, campos de trabajo, talleres, cine y teatro.

Una de las manifestaciones culturales más importantes de los habitantes del valle del Ebro en época protohistórica es su producción cerámica. La adquisición de la técnica del torno de alfarero y de la decoración pintada geométrica y figurativa marcó su paso hacia épocas históricas.

Sin embargo, son muy escasos los centros de producción cerámica conocidos de aquellas gentes. Por este motivo, el Cortijo de Bergasa es un yacimiento único en La Rioja para el conocimiento de la cultura celtibérica y, más concretamente, de su repertorio cerámico.

El desarrollo de los trabajos de investigación arqueológica, en el marco de un campo de trabajo para jóvenes de entre 18 y 30 años, supone un valor añadido para los participantes, quienes protagonizar una experiencia en valores de convivencia, solidaridad, integración y tolerancia.

Dirigido por Pepa Castillo, profesora de Historia Antigua en la Universidad de La Rioja, el campo de trabajo está coordinado por Pilar Iguácel, doctora en Historia por la UR e integrante de Labrys Arqueología. Ha contado con la colaboración del Instituto Riojano de la Juventud (IRJ).

Los objetivos del campo de trabajo, que comenzó el 30 de junio, han sido ofrecer formación práctica en las manifestaciones culturales celtibéricas y en el desarrollo de la excavación arqueológica, como complemento a la formación reglada; formar y educar en los valores de respeto del patrimonio histórico y arqueológico como base para una buena conservación del mismo; enseñar a ver el patrimonio arqueológico como fuente de conocimiento científico, de cultura y de riqueza económica; conocer y practicar el proceso de elaboración de la cerámica; y contribuir a la recuperación del patrimonio arqueológico y a la creación de un recurso patrimonial en la comarca del Cidacos.