UNIVERSITAT JAUME I

Las Salas góticas del Ayuntamiento de Morella han acogido la primera sesión del curso de verano de la Universitat Jaume I «La arquitectura de tapia: su puesta en valor y utilización de la tierra apisonada en la construcción sostenible» que se celebra del 15 al 17 de julio. El responsable de la titulación de Arquitectura Técnica de la UJI y profesor de Construcciones Arquitectónicas, Ángel Pitarch, ha sido el encargado de comenzar el curso con la conferencia «La arquitectura popular de las comarcas de Castelló».

Pitarch ha empezado su intervención recordando la definición de arquitectura que hizo Platón, «arquitectura es todo aquello que nos rodea porque el entorno en que vivimos a veces no es agradable y tenemos que modificarlo para hacerlo confortable»; la definición de arquitectura popular «aquella arquitectura que hacen los mismos usuarios, los artesanos» y de arquitectura vernácula «que viene de las mismas tradiciones de cada lugar».

El profesor ha hecho un repaso a algunos ejemplos del origen de la arquitectura que se pueden encontrar en la provincia de Castelló como algunas cuevas o las cabañas de carboneros o pastores y ha explicado que la arquitectura popular se divide en dos grandes tipologías según la ocupación del territorio: dispersa y urbana. En este sentido ha puesto como ejemplos la estructura de aldeas formadas por diferentes cortijos, típica de la zona de Morella; la estructura eclesiástica, que aglutina poblaciones alrededor de una ermita, como la Fuente de la Salud de Traiguera; o la estructura alrededor de torres fortificadas ubicadas junto a caminos, como la Torre Beltrans entre Ares y Albocàsser.

Ángel Pitarch también ha explicado que la clasificación de arquitectura popular también se puede hacer según los usos: vivienda agrícola, vivienda obrador (con un taller o tienda a la planta baja), casas burguesas, palacios señoriales o edificaciones religiosas. En cuanto a los materiales que se utilizaban en este tipo de arquitectura: piedras, maderas, cerámicos y conglomerados, el arquitecto ha indicado que estaban muy relacionados con las materias primas y las características de cada parte del territorio. En cuanto a los sistemas constructivos: muros de carga, pilares, vigas, forjados, vueltas, cúpulas, arcos y cubiertas, ha explicado que son sistemas comunes a prácticamente todos los lugares, con algunas variedades.

El profesor de Construcciones Arquitectónicas también ha defendido la necesidad de preservar esta arquitectura, y ha explicado que hay dos tendencias a la hora de decidir cómo conservar este patrimonio: reconstruir las ruinas en su mejor estado y llegar incluso a superar el estado original, o dejar las ruinas como están y no tocar nada, para no falsear la historia. Como conclusión, Pitarch ha afirmado que «en la arquitectura popular se tiene que actuar con afecto e intentar hacerlo bien porque nuestras huellas van a quedar para el futuro».

Etiquetado con:

Noticia clasificada como: Cursos de veranoNoticiasUniversidades de la Comunidad Valenciana

Te gustó este artículo? Subscríbete a mi RSS feed