UNIVERSIDAD DE ALICANTE

Cursos de Verano de la UA “Rafael Altamira”

La Universidad de Alicante pone en valor el patrimonio bibliográfico y documental a través de un curso en Xixona

Expertos internacionales analizan la importancia de las fuentes documentales como elementos probatorios y de testimonio

El curso de verano de la Universidad de Alicante “Rafael Altamira” que se imparte en Xixona, trata de dar a conocer una faceta diferente de la documentación de archivo, no sólo como patrimonio sino como fuentes de incalculable valor tanto histórico como porque tienen una utilidad probatoria, de fe y testimonial.

En el curso, que dirigen la profesora de Historia Medieval, Historia Moderna y Técnicas Historiográficas de la Universidad de Alicante, Verónica Mateo y la directora del Archivo Histórico Provincial de Alicante, María del Olmo Ibáñez, “Excavando papeles: Los valores del patrimonio bibliográfico y documental”, participan expertos de talla internacional para aportar diferentes enfoques a la importancia de este material y poner en valor su importancia como fuentes documentales.

A diferencia de la historia, que como apunta una de las responsables del curso, Verónica Mateo, “ha podido ser manipulada”, los documentos dan fe de hechos y “eso les confiere un gran valor, aunque hay que saber interpretarlos”. De hecho, su importancia se pone de manifiesto en el intento a lo largo de la historia y también en la actualidad de tratar de hacerlos desaparecer por parte de diferentes regímenes, como en el caso reciente de “las dictaduras del cono sur de América, en Irak o en la Franja de Gaza, donde bombardean de forma intencionada lugares que contienen documentación con la intención de hacerla desaparecer, algo que también ha sucedido en nuestro país”, apunta Verónica Mateo.

Uno de los protagonistas del curso ha sido el tesoro el Odissey, cuya propiedad ha podido ser demostrada a favor de España gracias a la documentación que se ha aportado ante los tribunales estadounidenses, una charla que ha corrido a cargo de Pilar del Campo, del Museo Naval de Madrid.

El filósofo Javier Sádaba, de la Universidad Autónoma de Madrid, ha sido otro de los ponentes destacados y ha reivindicado la importancia del patrimonio documental como un valor para toda la sociedad que debería incluirse en la educación desde una edad temprana.

La importancia de la documentación histórica a la hora de realizar trabajos de restauración también se ha puesto de manifiesto durante las jornadas, como en el caso de Pedro Salmerón, arquitecto y conservador, encargado de la recuperación del Patio de los Leones de la Alhambra y que cuenta en su estudio privado con dos historiadores en plantilla, encargados de realizar el trabajo bibliográfico y documental imprescindible para la restauración. Un apartado en el que también destaca la presencia del alicantino Fernando Cortes, conservador de la Catedral de Lincoln, en el Reino Unido y restaurador de vidrieras históricas, quién ha disertado a propósito de la documentación para los procesos de restauración.

Durante el curso, los más de 45 alumnos inscritos han podido realizar un taller de trabajo en el Archivo Histórico Municipal de Xixona o una visita cultural guiada a la ciudad por el cronista oficial de Xixona.