UNIVERSIDAD DE NAVARRA

– Pilar Menéndez busca dianas terapéuticas y nuevas vacunas para eliminar la bacteria durante la infección, letal en humanos en el 30% de los casos

Pilar Menéndez, licenciada en Biología y Bioquímica (Premio extraordinario) por la Universidad de Navarra, investiga para entender mejor los mecanismos de regulación del hierro en Listeria monocytogenes, con el fin de encontrar nuevas dianas terapéuticas y vacunas para poder controlar la listeriosis. El objetivo final de su investigación es desarrollar una vacuna contra esta bacteria, que es capaz de sobrevivir en una gran diversidad de ambientes -incluyendo altas concentraciones de sal y bajas temperaturas- y que está presente en alimentos, especialmente, en quesos y carnes poco cocinadas.

La Listeria monocytogenes es la causante de la listeriosis, una infección que puede ser letal en humanos en el 30% de los casos. La enfermedad puede llegar a ser grave en grupos de riesgo como personas inmunodeprimidas, ancianos y mujeres embarazadas. La investigadora subraya que “aún cuando se comience con un tratamiento temprano, los antibióticos a veces no son efectivos. Esa es una de las razones por las que se está investigando en una vacuna eficaz”.

El estudio de Pilar Menéndez forma parte de su proyecto fin de máster en Biología Molecular, que desarrolla en la Universidad del Sur de Dinamarca (University of Southern Denmark) y que espera defender a finales de este año. Su estancia en Dinamarca comenzó gracias al convenio Erasmus que la Facultad de Ciencias tiene con esta universidad danesa. Allí conoció a la que es hoy su directora de proyecto que fue quien le animó a cursar el máster y a investigar sobre esta bacteria.

En la actualidad, Menéndez disfruta de una beca de ‘la Caixa’ para realizar estudios de posgrado en universidades europeas.

Regular el nivel de hierro: objetivo prioritario

Para alcanzar el fin último de la investigación hay que entender por qué esta bacteria es patógena, es decir, conocer cuáles son sus factores de virulencia. En concreto, el proyecto de Menéndez se centra en el estudio de uno de ellos: el mecanismo por el cuál la bacteria introduce y regula el nivel de hierro. Este elemento es esencial para Listeria pero en grandes cantidades es tóxico, ya que causa estrés oxidativo por la producción de radicales libres. Listeria obtiene el hierro que necesita a través del grupo hemo de la hemoglobina del huésped que infecta.

Menéndez está estudiando el mecanismo de captación del hierro y el modo de regulación para evitar que llegue a ser tóxico para la bacteria. Esto lo hace a través de un novedoso sistema de regulación génica basado en pequeñas moléculas de RNA (sRNA o small RNA). “En los últimos años, se ha descubierto que éstas son muy importantes como mecanismos de regulación para las bacterias, siendo incluso más eficaces que las proteínas al ser más rápidas y gastar menos energía”, concluye la investigadora.