UNIVERSIDAD CATÓLICA DE VALENCIA

Participa en el curso de verano sobre educación de la UCV en Santander

El asesor pedagógico del Grupo Editorial SM, Diego Cuevas, doctor en Teología, y licenciado en Filosofía, Ciencias de la Educación y Psicopedagogía, ha afirmado hoy que un tutor ha de ser “resonante”, siguiendo la terminología acuñada por Daniel Goleman, esto es, “sintonizar con los sentimientos y emociones de los alumnos para cumplir con la misión colectiva del centro educativo”.

Así, ha de tener “autoconciencia, empatía para poder a acompañar a los estudiantes, estar en constante formación, y saber pasar de las palabras a los hechos es decir, ser un ejemplo para los alumnos”, ha detallado.

Cuevas ha participado hoy en el curso de verano titulado “La tutoría: Acompañar en el crecimiento personal” que la Universidad Católica de Valencia “San Vicente Mártir” imparte esta semana en el Seminario Monte Corbán de Santander.

En su ponencia, titulada “Constructores del clima escolar. Educadores resonantes”, el asesor pedagógico del Grupo Editorial SM se ha referido a las actitudes, los proyectos y elementos que marcan un clima positivo en el centro y en el aula, y a los rasgos personales y competencias que deben reunir los tutores.

Así, en primer lugar, Cuevas ha subrayado que “el optimismo y la humildad son las dos actitudes que deben reunir los educadores para construir el clima escolar”. “Humildad viene de ‘humus’, de tierra orgánica, rica, fértil, que permite crecer a las plantas” y “es clave para el aprendizaje y el buen clima”. En este sentido, ha apuntado que, para tratar este tema en las tutorías, los alumnos pueden trabajar biografías de personajes como Mandela, Nadal o Vicente del Bosque, así como la vida de santos como San Francisco de Asís o Santa Teresa, entre otros.

Por otro lado, este experto ha expresado que “es la propia visión de la educación la que marca el centro y en el norte en el aula”. Por ello, ha propuesto elaborar en las tutorías un “mapa del tesoro” en el que plantear los objetivos propuestos, las estrategias que se van a usar así como los posibles obstáculos que puedan aparecer y hacer partícipe de todo ello a las familias.

Respecto a los elementos que potencian el clima positivo en el centro y en el aula, el ponente ha subrayado que “el 30 por ciento de los resultados de un equipo está condicionado por su ambiente o clima” y que “el clima emocional de un equipo expande o contrae su talento”.

Así, Cuevas ha propuesto distintas recomendaciones para propiciar este clima, como son “saber distinguir entre el círculo de influencia y el círculo de preocupación”; “tener siempre una actitud positiva y capacidad de desaprender”; preguntarse uno mismo “si lo que estás haciendo hoy te acerca al lugar donde quieres estar mañana”; “potenciar la alegría y el buen humor”; y “fomentar la paciencia y los pequeños detalles”, entre otras.

Finalmente, este experto ha hecho hincapié en la necesidad de trabajar “nuestro ser tutores resonantes y evitar el síndrome del despido interior”, que ha definido como “un proceso paulatino de abandono, dejadez e indiferencia que uno va sintiendo hacia su trabajo y que tiene secuelas muy negativas para la creación del clima en el aula”.