UNIVERSIDAD DE ALICANTE

Enmarcado dentro de la I Fiesta Universitaria Benéfica celebrada el pasado 23 de mayo de 2014

La I Fiesta Universitaria Benéfica organizada, el pasado 23 de mayo, por el Consejo de Estudiantes de la Universidad de Alicante ha sido “un éxito” con más de 5.000 euros recaudados para hacer posible todos los tratamientos que necesita el niño alicantino Marc Plana Rubio. Así lo han manifestado esta misma mañana el de la UA, ; el presidente del Consejo de Estudiantes, David Morcillo; los padres de Marc, María del Mar Rubio y Albert Plana; y el responsable de la empresa Babalú, colaboradora en la gestión del evento, Javier Montalva, durante la entrega de la recaudación.

“El compromiso social de la Universidad de Alicante, es el compromiso social de nuestros estudiantes”. Con estas palabras agradecía Palomar todo el trabajo realizado por el Consejo de Estudiantes en la organización de la I Fiesta Universitaria Benéfica. Una atractiva y bien organizada propuesta, “que demuestra que una fiesta no está reñida con acciones solidarias, culturales y deportivas”, apuntaba el rector, que “espero que sea el inicio de muchas más acciones sociales”.

El padre de Marc, Albert Plana, ha agradecido todo el apoyo recibido por la Universidad de Alicante y el trabajo del Consejo de Estudiantes en la organización del evento solidario. “Sin duda cada granito de arena de cada estudiantes ayuda a que Marc tenga una mejor calidad de vida y que pueda a llegar a su 100% dentro de sus posibilidades”, ha apuntado.

David Morcillo ha expresado su agradecimiento a la UA, a la empresa Babalú y, sobre todo, “a los estudiantes por participar en un proyecto que va a permitir ayudar a la familia de Marc”. Por su parte, Javier Montalva ha agradecido que “en la puesta en marcha de esta acción solidaria, se haya tenido en cuenta su propuesta”.

Marc Plana Rubio, que ya forma parte de la cartera de benefactores de la Campaña Solidaria de recogida de tapones “Destapa tu solidaridad” que fomenta el Vicerrectorado de Campus de la UA, padece de infarto cerebral, hemiplejia y Síndrome de West.

Desde su nacimiento, los padres de Marc han luchado para mejorar su calidad de vida y permitirle el máximo desarrollo posible, pero sus tratamientos son muy caros y no están cubiertos por la seguridad social. Su desarrollo cerebral dura principalmente hasta los 6 años, por lo que es imprescindible realizar todos los tratamientos posibles antes de esa edad.