Entrevista a D. Oriol Borrás, profesor de la Universidad Politécnica de Madrid

El pasado miércoles 25 de mayo tuvo lugar en la Universidad Politécnica de Madrid, la entrega de premios de la I Edición del Premio Iberoamericano Miríada X-SEGIB al mejor Curso Online Masivo en Abierto (MOOC) publicado en la plataforma Miríada X. Esta iniciativa impulsada por Universia, Telefónica Learning Services y la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB), tiene como objeto promover la difusión de la formación virtual que ofrecen las universidades iberoamericanas.

En esta primera edición, fue el curso Aplicación de las Redes Sociales a la Enseñanza: Comunidades Virtuales, del profesor D. Oriol Borrás de la Universidad Politécnica de Madrid, el que se alzó como ganador, el cual nos cuenta su experiencia tras recibir el premio.

¿Por qué decidió participar en Miríada X?

Quería llegar a más número de personas, aprovechando el potencial de los propios alumnos y reutilizar el material de un curso presencial que diseñé para profesores de la UPM.

Ya había participado en un MOOC de Miriada X (Software libre y conocimiento en abierto) coordinado por el profesor de la UPM Angel Fidalgo, así que me pareció una buena plataforma en la que subir el curso, pues la conocía bien.

¿Podría explicarnos brevemente en qué consiste su curso “Aplicación de las Redes Sociales a la Enseñanza: Comunidades Virtuales”?

Es un curso que, además de dar a conocer los principios básicos de las redes sociales, ofrece una visión general de las redes más conocidas (Facebook, Twitter o Google +), sirviendo de punto de partida para su aplicación posterior a la enseñanza

El punto fuerte del curso son las personas que forman parte del mismo. Es decir, la comunidad de aprendizaje que se genera a su alrededor, en la que los alumnos son los que aportan sus ideas y, por tanto, los que generan el contenido. Imaginad un lugar en el que los docentes pueden ofrecer toda su experiencia pedagógica en un espacio compartido con alumnos de estudios relacionados con educación, inmersos en las redes sociales (nativos digitales), que también pueden brindar su experiencia y visión de un fenómeno que forma parte de su día a día.

En la 1ª edición de su curso, se inscribieron 4.911 personas y en la 2ª edición ya hay más de 6.000 inscritos, ¿por qué cree que el número de usuarios va creciendo con cada edición? ¿ha introducido alguna novedad en el curso que motive que se estén inscribiendo un mayor número de usuarios?

Pienso que será por el boca a boca. No se ha anunciado esta edición pues está pendiente de confirmar la fecha de desarrollo del curso, que seguramente será a mediados del próximo mes de octubre.

Desde su punto de vista, ¿podría decirnos cuáles son las ventajas de realizar un curso de manera online a través de Miríada X?

La proyección y visibilidad que ofrece la plataforma. Además, la tranquilidad de tener un grupo de técnicos detrás que puede resolver cualquier problema con el que nos encontremos.

Gracias al avance de las comunicaciones, vivimos una etapa de auge de los cursos en abierto, también conocidos como MOOCs. ¿Cuál es su opinión del mundo de los cursos en línea, masivos y en abierto y cómo vive esta experiencia?

Soy seguidor de este movimiento desde que hace unos años asistí a una videoconferencia de Stephen Downes, uno de los principales creadores de los primeros MOOC.

Por otra parte, desde que empecé a trabajar en el Gabinete de Tele-educación de la UPM he participado en el proyecto OpenCourseWare y me “enganché” al movimiento en abierto e intento publicar siempre en abierto (Colección Digital Politécnica). Así que, iniciativas en las que además favorezcan que cualquiera tenga acceso a la educación me parecen encomiables.

No obstante, desde mi punto de vista, creo que deberíamos cuidar la calidad de los cursos y evitar que la iniciativa se convierta en una cadena de montaje de MOOCs donde subir contenidos en vídeo y añadir cuatro cuestionarios. Creo firmemente en los cMOOC, entendiendo que se fundamentan en la cooperación entre alumnos y donde el peso lo tienen éste, en MOOCs con un diseño pedagógico detrás y no simples repositorios (xMOOC).

¿Cómo ve el futuro de las iniciativas educativas en línea?

Dicen que esto es un tsunami y que va a ser una moda. Yo creo que la “selección natural” seleccionará las mejores iniciativas. Vamos que no digo nada que no se haya dicho mil veces.

Aun así, me gustaría ver su posible futuro desde otro punto de vista. Entiendo que no hay que dejar toda la responsabilidad en los docentes e instituciones, sino también en el alumno o consumidor de cursos, que tendrá que evolucionar y aprender a ser un “buen alumno 2.0”, mejorando sus competencias digitales y su participación, publicando en abierto, comentando las aportaciones de los compañeros, resolviendo dudas, reportando los malos hábitos en las comunidades de aprendizaje, etc.

¿Qué significa para usted alzarse como ganador del I Premio Iberoamericano Miríada X-SEGIB?

Además, de un gran orgullo, es un honor para mí representar a la institución a la que pertenezco y que quede de manifiesto la calidad de la educación que ofrece la UPM.

También es un reconocimiento a mi trabajo y al tiempo dedicado, aunque tengo que reconocer que estoy deseando empezar una nueva edición y mejorar como docente y ciudadano 2.0.