UNIVERSIDAD PABLO DE OLAVIDE

El gerente de la empresa MiraMultimedia, Javier Belloso, asegura que el objetivo es ofrecer al público una experiencia más completa y contenidos más accesibles para su entendimiento

El gerente de la empresa MiraMultimedia, Javier Belloso Díaz-Berrio ha declarado hoy que la utilización de las nuevas tecnologías aumenta el número de visitas de los jóvenes a los . “Si utilizamos las herramientas que los jóvenes están acostumbrados a usar, si nos adaptamos a su forma de absorber contenidos y a los mecanismos que sirven para motivarlos y despertar su curiosidad, el museo podría ser un espacio muy frecuentado por los jóvenes. Si nos obcecamos en seguir con las antiguas metodologías orientadas a un público más ‘formal’, por así decirlo, la imagen será la que vemos hoy día en muchos de nuestros museos”.

Javier Belloso ha realizado estas declaraciones con motivo de su participación en el seminario “Museología y nuevas tecnologías. Museo virtual con Unity 3D” que se está realizando en el marco de los cursos de verano que la Universidad Pablo de Olavide organiza en su sede de Carmona y del cual es director.

En este curso, los alumnos tienen la oportunidad de manejar el programa informático Unity 3D a la hora de crear un museo virtual para web que contenga la recreación virtual en 3D en tiempo real con contenidos reales o imaginarios, así como conocer las nuevas tendencias museológicas que utilizan como base las nuevas tecnologías de la información.

Aunque este especialista considera que no se puede generalizar, hoy en día los museos más importantes del mundo centran sus contenidos y planteamientos de difusión en las nuevas tecnologías. “Existen ejemplo de utilización de nuevos medios en el Louvre, Moma, Reina Sofia… o por ejemplo, en el Museo Nacional de Arqueología Subacuática, Arqua, que precisamente tiene un ejemplo de museo virtual en 3D, hecho con Unity3d, la herramienta que aprendemos en el curso. El cambio se está dando en muchos museos, donde las nuevas tecnologías están empezando a ser piedra angular en un nuevo concepto de museo más abierto y participativo”, apostilla.

En opinión del gerente de MiraMultimedia, desde hace tiempo los museos se están adaptando a las nuevas tecnologías gracias a las posibilidades de comunicación que éstas poseen. Si en el pasado la exposición de elementos muebles en unas estanterías eran la metodología de comunicación entre los usuarios y las diferentes colecciones, Internet o los nuevos medios audiovisuales están rompiendo este canal unidireccional que antes se establecía entre lo que el museo te ofrecía y lo que el usuario recibía: “La capacidad multimedia y multimensaje que nos ofrecen estas tecnologías multiplican exponencialmente las posibilidades de comunicación entre usuario pasivo y colección pasiva por un nuevo modelo donde el usuario es activo, llegando incluso a la gestión de sus propios contenidos, convirtiéndose el museo en un lugar interactivo que suministra al usuario más y mejores contenidos”.

Para Javier Belloso, el objetivo es dar al público o visitante una experiencia más completa y nutrirlo de contenidos más accesibles para su entendimiento. Según ha explicado, el mejor ejemplo reside en la reconstrucción virtual 3D de un espacio. Si en el pasado sólo se podía esbozar con palabras lo que suponía un descubrimiento de restos de un mosaico en una excavación, hoy en día, gracias a la recreación de una casa romana en tres dimensiones, el usuario comprende e interpreta mejor este patrimonio del cual sólo poseemos pequeños testimonios físicos.

De esta manera, la idea es que se produzcan más y mejores visitas, cargadas de mayor contenido. Y que consigan fidelizar al visitante, haciéndolo no sólo participe de esta experiencia, sino conseguir que vuelva al museo más veces. “Claro que solo podremos conseguirlo si somos capaces de ofrecerle una experiencia diferente a la anterior. Quizás este sea el cometido principal de las nuevas tecnologías, la actualización de contenidos”, manifiesta este experto.

Por último, con respecto a la tendencia de los próximos años, Javier Belloso cree que el cambio vendrá de la mano de nuevos inventos tecnológicos: “ya vemos cómo los nuevos dispositivos móviles o de visión virtual están ya cambiando nuestra forma de disfrutar contenidos y los espacios expositivos; para ello, los museos tendrán que adaptarse. Quizás el futuro nos plantee un acceso al conocimiento más amplio y con mejores equipos tecnológicos y se pierda el concepto clásico de que el conocimiento se concentra en determinados espacios físicos, como los museos o las bibliotecas. Pero siempre quedara como un valor añadido poder disfrutar de una obra o una pieza arqueológica en primera persona y de manera real”, finaliza.