En la UNED se hablará esta semana sobre psicología, antropología y mujeres

Del 9 al 18 de julio, en Santander, Torrelavega y El Dueso

Eduardo Gómez, Secretario del Centro UNED de Cantabria, presentó la tarde del 9 de julio los Cursos de Verano del Centro UNED de Cantabria 2014, dando la bienvenida a todos aquellos que participan de una u otra forma en el desarrollo de los mismos. Ejerciendo de anfitrión, el Secretario de UNED Cantabria dio un repaso a la historia de los cursos de verano del Centro, mencionando además a los patrocinadores, tal como hizo después Carlos Valiente, Codirector del Curso de Verano “Psicología, antropología y mujeres: retos para el siglo XXI”, que se desarrollará del 9 al 11 de julio en la sede cántabra de la UNED, situada en la Calle Alta de Santander.

Eleuterio Castanedo, Profesor-Tutor del Centro UNED de Cantabria, fue el encargado de inaugurar el programa del curso hablando en su intervención sobre la Evolución histórica de la mujer y su desempeño: autopercepciones y heteropercepciones. Castanedo afirmó que, efectivamente, “La sociedad, desde sus inicios, está configurada por dos grupos de personas, de distintas condiciones físicas y con distintos puestos en la organización social. A lo largo de la historia estas dos mitades de la sociedad han desarrollado unos papeles en la configuración y desarrollo de la misma”. El profesor de UNED Cantabria continuó su exposición explicando que “los distintos momentos o fases de la historia, han sido configurados por un desarrollo de la economía, de la organización social y política, del pensamiento filosófico y ello ha supuesto que la percepción del hombre sobre la mujer haya ido también variando hasta llegar a nuestro momento histórico”. Para lo cual, en este contexto, es conveniente destacar – basándose en autopercepciones como en heteropercepciones- que “señalar los diferentes momentos de este desarrollo de la historia y la manera como hombres y mujeres han sido percibidos por si mimos y como han sido percibidos por el Otro, es narrar un proceso que nos puede ayudar a comprender como hombres y mujeres se han ido comprendiendo y como hoy, bajo nuevos paradigmas de pensamiento, se entienden y relacionan”.

En la segunda ponencia de la tarde, Carlos Valiente, Neuropsicólogo, Profesor e Investigador de la Universidad Internacional de La Rioja y la Universidad Complutense de Madrid, realizó un análisis acerca de la forma de pensar hombres y mujeres en su conferencia Cerebro femenino versus masculino. ¿Por qué pensamos y sentimos de modo diferente?. En opinión de Carlos, “la comparativa que se ha establecido, en múltiples contextos y registros, entre las capacidades específicas que presentan hombres y mujeres, ha derivado tanto en intuitivas opiniones inscritas en la conversación popular como en rigurosas argumentaciones derivadas del ámbito científico”. Respecto a éste, y reflexionando más en el núcleo de la sesión, “contamos con una perspectiva de índole más psico-social, que enfatizaría en la importancia que los condicionantes culturales y educativos suponen en esa diferencia, junto a un punto de vista psicobiológico y neurocientífico, que postula una distinción más fundamentada en estructuras y mecanismos funciones ligados, específicamente, a cada uno de los sexos”. De esta forma, “a partir de las características cerebrales que presentaría cada uno de los sexos, derivaría la tendencia a manifestar un modo particular de pensar, sentir y actuar, constituyendo un interés de estudio e investigación emergente que se está abordando desde múltiples disciplinas”.

Carlos Valiente presentó a través de su ponencia “la realidad de esta diferenciación basada en elementos específicos de cada sexo, aportando los fundamentos científicos que, en la actualidad, constituirían su soporte justificador”. Por otra parte, afirmó el investigador, “al ser un curso que se enfoca más al aspecto femenino, analizo los rasgos y posibilidades que acompañan a la mujer durante las distintas etapas vitales que transita, destacando los condicionantes ligados a la gestación y los asociados a la menopausia”. Finalmente, profundizó “en el fenómeno del liderazgo de la mujer, como expresión del progresivo peso que, de modo imparable, sigue ganando en el ámbito extrafamiliar, sin que, paralelamente, haya descendido la relevancia de su rol intrafamiliar”.