UNIVERSIDAD DE MÁLAGA

Rusia y Brasil cumplieron los pronósticos y superaron con claridad a República Checa y Tailandia

La fase de cuartos final se ha resulto con una doble sorpresa que ha dejado fuera de la lucha por las medallas a los países de la Península Ibérica. La doble eliminación comenzó con el triunfo (3-1) de la selección de Irán, segunda del grupo B, ante Portugal, líder del grupo D y medalla de bronce en el anterior mundial. La segunda sorpresa de la tarde noche la protagonizó España al caer eliminada en los penaltis ante la selección de Bielorrusia, que se había adelantado en el primer tiempo con dos goles y que aguantó delante en el marcador hasta los últimos segundos del tiempo reglamentario. Tras el empate final se fue al lanzamiento de penaltis. El primero de España lo paró el portero y los bielorrusos transformaron los tres que forman la tanda y que les dieron el pase a semifinales. En los otros dos cruces no hubo margen de sorpresa y tanto Rusia como Brasil superaron sin problemas a sus rivales, República Checa y Tailandia, respectivamente.

El partido entre portugueses e iraníes comenzó muy igualado con muchos problemas para los delanteros para superar a las defensas rivales. En el minuto 9, el número 7 de la selección iraní, Behroz Jafari, logró superar a la defensa y el portero lusos y adelantó a su equipo en el electrónico. El final del primer tiempo aumentó la presión portuguesa, tratando de acortar diferencias, pero en el minuto 19 sería Moslem Rostamiha quien lograra aumentar la ventaja iraní al finlaizar una muy buena combinación.

En el segundo tiempo continuó la presión portuguesa que, en el minuto 24, dio sus frutos con un tanto de Fabio Marlona en boca de gol. Cuando estaba a punto de cumplirse el minuto 30 y con la selección portuguesa volcada en el área rival, un jugador iraní roba un balón y cuando estaba a punto de encarar al portero es agarrado por detrás por Nilson Miguel que ve la tarjeta roja y es expulsado del partido. Portugal tuvo que afrontar los dos siguientes minutos con un jugador menos y, cuando faltaban 10 segundos para cumplir la sanción, Behroz Jafari, e mejor jugador del partido, marcó el gol que, finalmente fue definitivo. Portugal jugó los últimos siete minutos con portero jugador, pero no pudo materializar la superioridad numérica en ataque ante la ordenada defensa iraní.

Rusia-República Checa

En el otro cruce de los grupos B y D, Rusia superó con autoridad a la República Checa. En la primera parte desarrollo un juego muy rápido y con presión muy arriba que apenas dio opción a los checos a hilvanar jugadas. Fruto de esa superioridad Rusia se retiró al descanso con 3 goles de ventaja. En el segundo tiempo Chequía se zafó del dominio ruso y generó algunas ocasiones, pero no las pudo concretar y, ya en la recta final del partido, Rusia remató la faena con dos goles más en los tres últimos minutos (5-0). El jugador más destacado de Rusia y del partido g¡fue Nikita Fakhrutdinov, autor de dos goles.

España-Bielorrusia

En su cruce de cuartos de final, Bielorrusia dio la sorpresa eliminando a España, anfitriona y una de las favoritas de la competición. El juego intenso de los bielorrusos, basado en la presión constante y en un juego efectivo, ahogó al combinado español. La primera parte no comenzó bien para los hombres de Federico Vidal, que encajaron un tempranero gol en el minuto 4 merced a un fallo defensivo. España trató de reponerse al tanto, pero su juego no tuvo la claridad de otros encuentros y su rival supo pararle a base de intensidad defensiva y faltas. Cuando más cómodos se sentían los españoles, que chocaron en dos ocasiones con los palos, llegó el segundo gol de Bielorrusia.

Con el marcador en 2-0 se llegó al descanso. En la segunda parte España salió al campo con mayor intensidad, superando la presión rival a base de juego combinativo. Ante la falta de gol, los españoles optaron por dar entrada al portero jugador, lo que les dio mayor mordiente y, a falta de 4 minutos para el final, lograron recortar distancias de penalti. Con los locales volcados en el ataque y, tras varias paradas de mérito del meta bielorruso, llegó el tanto del empate a 4 segundos del final del encuentro.

El partido terminó en empate a dos y se procedió directamente a la tanda de penaltis, con tres lanzamientos por equipo. En esta suerte, los españoles no tuvieron fortuna y cayeron derrotados, siendo así una de las decepciones del campeonato. En este encuentro destacó sobre el resto Vladzimir Zhyhalka, que marcó el primer gol de su equipo y el penalti decisivo para la clasificación.

Brasil-Tailandia

En el último encuentro de cuartos de final, Brasil se impuso a Tailandia con comodidad. En el primer tiempo el equipo brasileño alcanzó una ventaja de tres goles, con dos dianas de Gustavo Rodrigues. En los últimos compases del primer tiempo Tailandia disfrutó de u doble penalti que no pudieron transformar. En la reanudación, el combinado asiático acortó distancias, pero casi a renglón seguido, Brasil apretó el acelerador y marcó tres tantos consecutivos que le pusieron el partido en franquicia (6-1). En los instantes finales hubo intercambio de goles para llegar al definitvo (9-3).

Las semifinales enfrentarán Irán contra Rusia ( a las 17:30 horas) y a continuación Brasil contra Bielorrusia, ambos encuentros se disputaran en el pabellón Fernando Argüelles. España, por su parte, jugara a las 15:30 contra Tailandia en busca de la quinta plaza de la competición.