UNIVERSIDAD CATÓLICA DE VALENCIA

En el en Santander

El profesor de la Facultad de Medicina y Odontología de la Universidad Católica de Valencia “San Vicente Mártir” Vicente Bellver ha afirmado en el curso de verano de Medicina que la UCV ha clausurado hoy en el seminario Monte Corbán de Santander que “la sedación paliativa nunca ha de perseguir acortar la vida de forma intencionada sino controlar un síntoma una vez agotados los recursos terapéuticos”.

En su ponencia, Bellver ha detallado a través de situaciones y casos prácticos, el manejo multidisciplinar del paciente en situación terminal con las diferentes prácticas de sedación que se emplean en la actualidad y ha presentado la unidad de hospitalización a domicilio (UHD), que él mismo dirige en el Hospital Universitario Arnau de Vilanova, como ejemplo de conexión interdisciplinar.

El especialista ha asegurado que “la valoración integral de un paciente en situación de tratamientos paliativos se consigue con un equipo interdisciplinar porque hay que atender todas las necesidades que tanto el paciente como la familia precisan desde los puntos de vista médico psicológico, incluso de preferencias religiosas”.

En este sentido, el profesor de la Facultad de Medicina y Odontología de la UCV ha enumerado las escalas que hay para medir en asuntos como la claudicación familiar o el riesgo social, entre otras, así como ha presentado algunos casos clínicos para manifestar las atenciones que precisan el paciente y la familia cuando se acerca el final de su vida.

Asimismo, ha añadido que “la sedación paliativa persigue el control de un síntoma, una vez agotados los recursos terapéuticos y hay que disimular la consciencia del paciente para que esté controlado”.

Frente a ello, “la eutanasia lo que persigue es el final de la vida del paciente aunque sea con la finalidad de acabar con su sufrimiento, provocando una parada cardiorrespiratoria, pero esta medida no es ética ni legal y eso no lo contempla ni la sociedad de paliativos ni un médico cuya misión es tratar de preservar la vida”, ha puntualizado.

Juan Manuel Campos: “Hay que evitar el encarnizamiento terapéutico porque no conduce a una mejoría”

Juan Manuel Campos, profesor de la facultad de Medicina y Odontología de la UCV y médico del servicio de Oncología Médica del Hospital Arnau de Vilanova de Valencia ha afirmado que en enfermos terminales de cáncer “hay que evitar el encarnizamiento terapéutico, pues no conduce a una mejoría del paciente y evita su buen morir”.

Este ha sido el tema principal que ha abordado Campos durante la clausura del curso de verano de Medicina de la UCV. El especialista ha impartido una conferencia sobre el manejo multidisciplinar del paciente en situación terminal y los problemas éticos al final de la vida, en los casos clínicos que ha presentado. Posteriormente, se ha celebrado una mesa redonda donde se han debatido estas cuestiones.

Asimismo, ha insistido en que “estas actuaciones, muchas veces realizadas con buena intención, no tienen sentido porque el paciente ya presenta una situación defractaria de final de vida”. Igualmente, ha añadido que “el ensañamiento terapéutico es el empleo de todos los medios posibles, sean proporcionados o no, para prolongar artificialmente la vida y, por tanto, retrasar el advenimiento de la muerte en pacientes en el estado final de su vida, a pesar de que no haya esperanza alguna de curación”.

Además, este experto oncólogo ha afirmado que los cuidados paliativos y continuos “han de aplicarse desde el principio de una manera gradual, pues aunque un paciente esté recibiendo un tratamiento activo hay que cuidarlo desde el comienzo de la enfermedad, pues puede presentar problemas de muy diversa índole, aparte del tumor, como son el dolor, cuestiones sociofamiliares o psicológicas”.

Por otro lado, Juan Manuel Campos se ha detenido en el concepto y en las implicaciones del “dolor como situación límite del paciente oncológico en situación avanzada y compleja”. Asimismo, ha considerado “las esferas física, psíquica, social y espiritual del dolor que hay que manejar como un todo dentro del equipo multidisciplinar”.