UNIVERSIDAD PABLO DE OLAVIDE

El profesor de la Universidad Pablo de Olavide, Antonio Rosal, apuesta por crear incentivos que premien al ciudadano que actúe de manera sostenible con el

Antonio Rosal, profesor del Departamento de Biología Molecular e Ingeniería Bioquímica de la Universidad Pablo del Olavide, ha cifrado la cantidad de residuos que se generan anualmente a nivel mundial: “veinte mil millones de toneladas de residuos sólidos, de los cuales, dos mil doscientos millones se generan en Europa”. Estas cifras, continúa el experto, podrán verse quintuplicadas en 2025 si no se toman medidas al respecto, lo que puede darnos una idea de la gravedad del impacto medioambiental.

Estas declaraciones han sido realizadas hoy con motivo de la inauguración del curso “Aprovechamientos de residuos. Tecnologías del ”, que se está celebrando en el marco de organiza cada año en su sede de Carmona, y del que es director.

Dicho curso trata de diversos aspectos relacionados con la importancia del reciclaje, entre ellos: la evolución de la gestión de residuos urbanos, la concienciación ambiental en las sociedades actuales, la separación selectiva, reciclaje y rechazo, el compostaje de residuos biodegradables, la ingeniería del proceso de compostaje, etc. con el objetivo de conocer cómo podemos reducir el impacto medioambiental de la enorme cantidad de residuos urbanos que se generan en nuestras ciudades.

La sociedad en la que vivimos, según Antonio Rosal, prefiere desechar antes que arreglar; esta mentalidad es la que nos ha situado en las cifras ingentes de emisión de residuos, algo que no podemos seguir haciendo. Para evitar esto, en España, “se están impulsando actuaciones en consonancia con la política de las tres ‘R’, reducción, reutilización y reciclaje”. Para llevar a cabo esta política, el profesor universitario considera fundamental la educación ciudadana en temas relacionados con el consumo sostenible y la gestión de residuos y su impacto. Únicamente con esta concienciación se pueden “modificar las formas de actuación de los ciudadanos en la vida cotidiana para redirigirlas hacia la prevención y minimización de los residuos”.

Para Rosal, la minimización de la generación de residuos, la reutilización de los mismos y el reciclaje son actuaciones que conllevan el aprovechamiento óptimo de los recursos del planeta. La prevención y el reciclaje, prosigue el experto, son aspectos que se han mejorado en España con las actuaciones promovidas en los últimos años, aunque aún nos queda mucho por hacer para igualarnos con otros países europeos.

En lo referente a las carencias de la sociedad actual en relación al tema del aprovechamiento de residuos, Antonio Rosal insiste en el desconocimiento de la problemática ambiental, lo que supone un elevado consumo de recursos para la supervivencia, así como en las graves consecuencias que esto acarrea. Para el experto es fundamental que las políticas vayan encaminadas a erradicar esta situación y a promover e impulsar medidas que conlleven involucrar al ciudadano en la gestión de los residuos que genera, como podría ser “crear incentivos que premien al ciudadano que actúe de manera sostenible con el Medio Ambiente”, concluye el profesor universitario.