UNIVERSIDAD PABLO DE OLAVIDE

La entrenadora personal Ainara Martínez sostiene que a través del se puede conseguir un control del propio cuerpo

La entrenadora personal especialista en Pilates, Ainara Martínez Madrid, ha asegurado que muchas de las posturas incorrectas o patológicas que adoptamos vienen provocadas por adaptaciones que hace nuestro cuerpo a emociones que no expresamos o a las que no puede hacer frente en un momento determinado. “El Pilates es capaz de llegar más allá y ayudar a corregir esto de raíz por medio de sus principios, llegando a un control del propio cuerpo a través de la dedicación a uno mismo”.

La diplomada en Educación Física ha realizado estas declaraciones con motivo de su participación en el seminario “”, que ha comenzado hoy en el marco de los en Carmona y que dirige África Hidalgo, jefa de estudios y docente de la escuela de formación Energía Pilates.

El método Pilates consiste en una reeducación postural, una vuelta a la postura correcta y al movimiento consciente a través de una serie de movimientos y ejercicios concretos. Busca un desarrollo muscular en todo el cuerpo por medio de una disciplina física y mental, por lo que logra una mejora integral de la salud.

“El Pilates, a mi entender, no es un deporte en sí mismo, sino que es una actividad física que supone el complemento perfecto para cualquier deporte a todos los niveles. Además de ser una actividad completa con la que una persona puede mantenerse perfectamente en forma”, explica Ainara.

Con respecto a los beneficios que aporta la práctica de esta disciplina, la entrenadora sostiene que uno de los más importantes es que movemos el cuerpo completo de manera consciente: “Es una de las pocas prácticas que consiguen que seamos conscientes de nuestro propio cuerpo, de cada una de sus partes y de sus movimientos”.

El Pilates está dirigido a todos los públicos y puede practicarlo cualquier persona, desde la menos capacitada hasta los deportistas de alto nivel. Eso sí, adecuado a las capacidades y limitaciones de cada alumno. Esta disciplina comienza con unos ejercicios de respiración consciente y poco a poco se va avanzando en movimientos, dificultades…

“Sin embargo, cuando existen determinadas patologías, habría algunos ejercicios que estarían desaconsejados, pero siempre hay una manera de modificarlos para lograr ese mismo objetivo de una manera más sencilla, respetando los principios del método”, puntualiza Ainara.

Se recomienda su práctica tres veces por semana, aunque dependerá de la actividad de la persona en su día a día. “Según decía el creador del método, en 10 sesiones notas la diferencia, en 20 la notan los demás y en 30 te habrá cambiado el cuerpo. Incluso hay personas que en sus primeras sesiones ya notan mejoras. Lo que es cierto es que es bastante agradecido y no tardan en notarse los beneficios”, explica.

Para aquellas personas que nunca han practicado deporte y se han decidido a hacerlo, la entrenadora tiene una serie de consejos. “Los comienzos no suelen ser fáciles, por lo que es mejor comenzar de manera amena y progresiva, para ir acostumbrándose sin que se vea como una obligación. Poco a poco el cuerpo va pidiéndolo, se va envenenando de endorfinas y llega un punto en el que empieza a encantarte y ya no se va a abandonar nunca. Te empiezas a encontrar mejor, a verte mejor… Y lo haces parte de tu vida”, finaliza.