UNIVERSIDAD CATÓLICA DE VALENCIA

En el Curso de Verano de Medicina de la UCV en Santander

El profesor de la Facultad de Medicina y Odontología de la Universidad Católica de Valencia “San Vicente Mártir” y responsable de la Unidad Funcional de Mama del Hospital General Universitario de Valencia, Carlos Fuster, ha afirmado que “es indiscutible que el futuro en el diagnóstico y tratamiento del pasa por la formación de una Unidad Funcional de Mama multidisciplinar que permita un enfoque amplio en el abordaje de la enfermedad y sea capaz de ofrecer un tratamiento individualizado para cada mujer”.

Fuster ha impartido una conferencia en en la que ha detallado la composición, requisitos, misión y objetivos de las unidades funcionales de mama, dentro del Curso de Verano de Medicina que la UCV celebra en el seminario diocesano Monte Corbán de Santander.

Según Carlos Fuster “la elevada incidencia del cáncer de mama, junto con el diagnóstico precoz, hace que durante los últimos años se haya gestado un área específica para el tratamiento de las pacientes con patología mamaria en la que se integran nuevas tecnologías tanto en el diagnóstico como en el tratamiento de la misma, así como apoyo sanitario y psicológico de las pacientes”.

Así, el ponente ha especificado los requisitos de estos nuevos servicios independientes, integrados por un equipo multidisciplinario, que “deben abarcar el tratamiento de la patología mamaria tanto benigna como maligna, en todas sus fases de presentación, desde las lesiones no palpables del screening poblacional, hasta la enfermedad metastásica y encargarse de la terapia de la patología mamaria”.

El experto cirujano ha asegurado que “la Sociedad Europea de Mastrología (EUSOMA) recomienda establecer la unidad funcional de mama en hospitales regionales que cubran la atención santiaria de unos 250.000 a 300.000 habitantes” pues “esta población permita alcanzar los 150 casos nuevos anuales aconsejables para mantener una experiencia adecuada de cada miembro del equipo”.

Igualmente, ha añadido que “se ha demostrado en diversas publicaciones que de este modo se obtiene una relación coste-efectividad aceptable y que la supervivencia a los 5 años en mayor cuanto el volumen de pacientes intervenidas alcanza los niveles descritos y es realizado por un grupo con especial dedicación a la cirugía de la mama”.

Además, entre los objetivos de este servicio, el profesor de la UCV ha destacado “considerar a la paciente como el elemento básico de todas las actuaciones, teniendo en cuenta sus expectativas para orientar los cuidados a sus necesidades concretar y ofrecerle una atención integral de calidad, personalizada e individualizada, que permita cubrir todas sus necesidades terapéuticas y humanas desde el diagnóstico hasta el final del tratamiento”.

: “conviene transformar los comités de tumores en unidades asistenciales”

Por su parte, Antonio Llombart, profesor de la Facultad de Medicina y Odontología de la (UCV) y responsable del Servicio de Oncología Médica del Hospital Arnau de Vilanova, ha defendido “transformar los comités de tumores en unidades asistenciales donde estén integrados todos los profesionales que interactúan con el paciente oncológico, desde el diagnóstico hasta el tratamiento, de forma que puedan trabajar en equipo”.

Llombart también ha participado en el curso de verano de Medicina de la UCV en donde ha detallado la actualización de los tratamientos del cáncer a nivel asistencial.

El profesor ha asegurado que la oncología “ha sufrido una transformación en los últimos veinte años que ha permitido una mejora muy significativa en lo que se refiere a las tasas de curación y de supervivencia de la mayor parte de los cánceres que actualmente ocupan los índices de mayor frecuencia”.

Esta mejora, según ha señalado el profesor de la Facultad de Medicina y Odontología de la UCV, “no se basa exclusivamente en la aparición de nuevos fármacos sino que, en muchos casos, se debe a una mejor gestión del paciente oncológico en el sistema sanitario”.

Por ello, “una clave en la optimización de la asistencia sanitaria son los comités de tumores, unas nuevas unidades de gestión clínica donde se reúnen distintos especialistas para tratar desde el proceso diagnóstico hasta el tratamiento y la incorporación progresiva de los nuevos fármacos y terapias que están, además, establecidos en todos los hospitales públicos y en la mayoría de los privados”.

El paso siguiente, en opinión de este experto, que ya se está dando en algunos centros, sería trabajar en áreas de gestión. “En el comité, cada uno de los servicios trabajaba de forma independiente y se discuten los casos uno o dos días a la semana”, ha explicado.

Asimismo, ha añadido que “la evolución natural sería crear unidades transversales de gestión clínica, transformar estos comités en unidades asistenciales donde no es un médico quien decide el tratamiento de forma puntual sino los profesionales, en equipo, quienes toman las decisiones”.