UNIVERSIDAD PABLO DE OLAVIDE

El director de la Escuela Sevillana de Mediación afirma que el Servicio de Mediación de Triana ha atendido en el primer año de vigencia un total de 102 casos

El profesor de la Universidad Pablo de Olavide, , ha confirmado hoy que el pondrá en marcha el Centro de Mediación Municipal de la Ciudad, un proyecto que ha surgido a raíz del éxito obtenido en el Servicio de Mediación Triana, que en su primer año de existencia ha atendido un total de 102 casos. Todo ello integrado dentro del Programa de Ciudades Mediadoras.

Y es que la mediación se está convirtiendo, cada vez más, en un recurso eficaz para la resolución extrajudicial de conflictos. La mediación es un proceso de resolución de conflictos, donde el mediador adopta una posición imparcial y de ayuda, facilitando a las partes a que ellas mismas gestionen sus conflictos, a través del diálogo y la comunicación, llegándose a acuerdos satisfactorios que contemplen las necesidades de las partes, partiéndose de una visión positiva y funcional del conflicto.

Con esta iniciativa, el Ayuntamiento de Sevilla contará con profesionales de la Escuela Sevillana de Mediación formados en el programa formativo de Experto en Mediación Familiar de la UPO. Este servicio reúne a numerosos especialistas de distintas áreas de conocimiento relacionadas con la mediación, entre los que destacan abogados, psicólogos, educadores sociales, trabajadores sociales, entre otros.

“El verdadero éxito del mediador es que consiga que las personas dediquen tiempo a resolver sus problemas, gestionando las circunstancias del conflicto”, asegura Juan Diego Mata, profesor de la UPO y mediador. Por su parte, Javier Alés asegura que las personas que se someten a mediación, por lo general, llegan con una serie de cargas personales, emocionales, laborales, etc., de las que tienen que aprender a liberarse para empezar de nuevo.

De los 102 casos atendidos en el Servicio de Mediación Triana, los más frecuentes fueron motivados por problemas en la convivencia vecinal, gestión de lugares públicos, conflictos interpersonales, asociacionismo, problemas de ruidos o relaciones con la Administración, entre otros.

Según señala Alés, de esos 102 casos, 65 de ellos iniciaron procesos de mediación, lo que representa el 74 por ciento del total. Mientras que el 36% restante no accedió a la mediación por diferentes causas: porque el caso no era susceptible de ser mediado, retrasar la decisión, no acuden las partes al proceso o buscan otro tipo de terapia o asesoramiento.

De esta manera, con la puesta en marcha del Servicio Municipal de Mediación en el Ayuntamiento de Sevilla “se confirma que la línea de proyección de la práctica de la mediación empieza a crecer, abordando temas como la conflictividad vecinal. Con este experiencia piloto, se trata una casuística muy real y cercana, donde el ciudadano protagoniza la resolución de sus propios conflictos”, concluye Juan Diego.