UNIVERSIDAD DE ALICANTE

Los elementos arquitectónicos metálicos forman parte de los instrumentos de muerte que Lorca ve en Nueva York

Fusionar la arquitectura con la literatura, bien sea la prosaica como la poética, es algo poco habitual. Pero aún cobra mayor originalidad si de lo que se trata es de fundir la arquitectura de Nueva York con la obra de Federico García Lorca. Esto es lo que ha hecho Gaspar Jaén i Urban, arquitecto y urbanista básicamente, pero también, escritor, poeta y dibujante en su El paisaje urbano de Nueva York en la obra de Federico García Lorca. El ensayo, breve, de ágil y obligada lectura para todo aquel interesado por el paisaje de Nueva York, es el fruto de veinte años de investigación de Jaén i Urban, que, además, pertenece al Departamento de Expresión Gráfica y Cartografía de la UA donde imparte docencia en Dibujo técnico.

El tremendo deslumbramiento que provoca en Lorca la modernidad de la gran ciudad, que se contrapone a su Andalucía natal, es tal por esa disonancia entre el “mundo feliz” del que era originario el autor, en oposición con el “mundo real” de la nueva urbe en la que vivirá en 1929, plagada de miserias humanas, de vacío, desolación, muerte… Es un espacio de ventanas metálicas, metáfora de la ciudad como enjambre que Lorca expresará con un lenguaje simbólico que es ruptura, y en cierto modo anunciador del Postmodernismo. La percepción de Gaspar Jaén supone una visión subjetiva y emocionada de un poeta que “revisita” Nueva York y a Lorca 60 años después.

Esta visión de Lorca que rompe con su experiencia creativa anterior, para adentrarse en un mundo de realidad/apariencia que motivará su nueva actividad creativa, se halla invadida por elementos arquitectónicos y ornamentales en los que los metales son parte fundamental de su composición.

El paisaje urbano de Nueva York en la obra de Federico García Lorca es el resultado de veinte años de investigación, que comenzó en 1993 y continuó hasta el año 2013. El encargo que recibió Gaspar Jaén, por parte de un catedrático de Urbanística, ya fallecido, para impartir la conferencia de clausura del Máster de Paisaje en el Colegio de Arquitectos de Barcelona es el origen del actual estudio. En aquellos momentos, corría el año 1990 el arquitecto se encontraba en Nueva York, lugar donde desarrolló el tema. <>.

Jaén declara que ha sido Poeta en Nueva York <>.

En 1993 el arquitecto realiza una segunda aproximación al tema, con la publicación en catalán, en la separata de la revista Canelobre, que edita el Instituto de Cultura alicantino Juan Gil Albert. La última incursión científica en la que funde arquitectura neoyorquina con la visión de Lorca sobre esta urbe es la que ahora se publica en el ensayo. <>, afirma.

El autor ha utilizado tres fuentes primarias en su ensayo; por un lado, la obra escrita, los versos, de “Paisaje en Nueva York”; por otro, las cartas que Lorca le escribe a su familia y amigos, que tienen mucha importancia y más aún cuando lo asesinan en el año 36; y finalmente, la tercera fuente primaria, es la conferencia que da Lorca explicando, de forma didáctica, los versos de “Poeta en Nueva York”.

Define como <> la elección de Lorca y “Poeta en Nueva York” para hablar de paisaje. <> de lo que hablo es de la obra escrita de “Paisaje en Nueva York” de Lorca.

El libro se centra en lo arquitectónico, si bien trata algo de sociología, pero de forma periférica. <>. Jaén avanza en su ensayo la importancia que tiene, en el paisaje de Nueva York, el elemento metálico, <> La lectura que hace el arquitecto es que los elementos arquitectónicos que incluyen metal forman parte de los instrumentos de muerte que Lorca ve en Nueva York. <>.

Jaén apunta cómo también se aprecia en la obra lorquiana el uso de los nuevos materiales de la arquitectura del siglo XX en el Nueva York que vivió el escritor, lo mismo en los ornamentos y acabados, como en puertas, paredes, techos, plafones, etc. <>, por ejemplo.

Las fuentes secundarias con las que ha trabajado en su investigación el urbanista de la UA incluyen una colección de textos críticos, que publica en los años setenta y ochenta la editorial Taurus y que se llama “El escritor y la crítica”, y tiene uno “Federico García Lorca: el escritor y la crítica”, dedicado al poeta. <> y este volumen recoge el estado de los estudios lorquianos a mitad de los ochenta. El estudio que habla sobre el uso del metal en la obra poética de Lorca. El autor de esta edición, habla de los metales como instrumentos de muerte. Dentro de los metales como instrumentos de muerte, en la obra anterior a “Poeta en Nueva York”, se incluyen incluso las monedas hechas de metal. Además, otra de las publicaciones que le han valido en su estudio es el libro “Federico García Lorca en Nueva York y la Habana. Cartas y recuerdos”, de Christopher Maurer y Andrew Anderson, publicado en 2013 por Galaxia Gutemberg y Círculo de Lectores.

Referencias bibligráficas:

Jaén i Urban, Gaspar, El paisaje urbano de Nueva York en la obra de Federico García Lorca, Alicante, Publicaciones de la Universidad de Alicante, 2014.

Jaén i Urban, Gaspar, “El paisatge urbà de Nova York en l’obra de Federico García Lorca” en Canelobre, 25 (separata del monográfico Imágenes de nuestra América), Alicante, Instituto de Cultura Juan Gil-Albert, Alicante, 1993.