Next International Business School explica las distintas fases de formación de jóvenes españoles: del colegio a las escuelas de negocios

La elección de las asignaturas en el colegio o instituto determina el futuro profesional del alumno

No pueden olvidarse las nuevas profesiones, con más demanda de profesionales y menos oferta, que pueden orientar al estudiante al éxito

La selectividad es un momento crucial para todo estudiante de Bachillerato. La PAU (Prueba de Acceso a la Universidad), acredita que se han alcanzado las aptitudes y conocimientos necesarios para desarrollar una formación de estudios universitarios.

Son muchas las dudas que se plantean los futuros universitarios a la hora de enfrentarse a este examen: ¿Cómo se alcanza la nota final? ¿Qué es la nota de corte? Lo que más preocupa siempre es la calificación, que es la nota final calculada sobre un 60% de la nota media de Bachillerato y un 40% de la valoración obtenida en la fase general de selectividad. Sólo los alumnos que decidan presentarse a la fase específica tendrán la posibilidad de incrementar su nota examinándose de un máximo de cuatro asignaturas de modalidad.

La nota de corte no será la misma para todos los estudios, varía en función de las plazas que oferta la Universidad en cada carrera y la demanda que obtenga la misma, y se trata de la calificación que obtuvo el último estudiante admitido en el curso anterior.

Una vez superada esta fase, y con visión hacia los estudios posteriores, hay algunas Universidades que destacan por la demanda anual, sus excelentes resultados o la productividad obtenida. Según el estudio U-Ranking elaborado por el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE) y la fundación BBVA, entre estas Universidades se encuentran la Universidad Complutense de Madrid (situada a la cabeza por su volumen en resultados académicos), Universidad Autónoma de Barcelona, Universidad Politécnica de Valencia, Politécnica de Cataluña, Universidad Autónoma de Madrid, Universidad de Navarra o la Pompeu Fabra de Barcelona. Algunas de ellas consideradas como líderes en innovación y desarrollo tecnológico.

Por otro lado, el V Informe Adecco Professional sobre carreras con más salidas profesionales, destaca los estudios en Administración y Dirección de Empresas (ADE) e Ingeniería Técnica industrial. Sin embargo, para poder diferenciarse y destacar en el mercado laboral, hay que considerar la especialización en un ámbito y a ser posible, en un área emergente que pueda ser considerada una “nueva profesión.”

Está creciendo el número de universidades innovadoras que ofrecen carreras diferentes por la demanda que reciben, apoyando el avance de nuevas formaciones que tienen como objetivo formar a nuevos profesionales en áreas que no estaban desarrolladas.

Existen actualmente nuevos grados de formación mixtos, como Marketing, Desarrollo de Contenidos Digitales o paquetes que incluyen grado en Administración y Dirección de Empresas con especialización internacional, empleos con proyección futurista como la ciberseguridad o la formación y apoyo al emprendimiento. Todos los programas de formación deben potenciar el liderazgo y la inteligencia económica, valores en alza cada vez más solicitados por las empresas.

Cada vez se tiene más en cuenta la especialización en un sector determinado, por lo que la opción de estudiar un máster al finalizar la universidad se está convirtiendo en la gran elección de estudiantes, y también profesionales que quieren dar un giro o refuerzo a su carrera profesional.

Algunos de los beneficios que se obtienen al cursar estudios de posgrado son además de enriquecer el currículo, potenciar y desarrollar conocimientos que normalmente no se adquieren durante la carrera. El contacto con la empresa es fundamental y son pocas las escuelas de negocio que lo facilitan, por lo que es conveniente aliarse a una entidad que lo potencie.

Los estudios de máster, ofrecen además una gran oportunidad de diferenciación, por cualificación obtenida y la posibilidad de acceder a puestos de mayor nivel en una empresa.

“Nos encontramos con la generación que más ha acudido a la universidad, pero también con la mayor tasa de abandono”, sentencia José Lominchar, Director General de la escuela de negocios Next. “Hay que saber conectar la formación adecuada con la verdadera proyección de futuro”.