UNIVERSIDAD CATÓLICA SAN ANTONIO DE MURCIA

Vicerrectorado de Investigación

El doctor Horacio Pérez está trabajando en el descubrimiento de nuevos fármacos a través de herramientas computacionales

Los duros requisitos, entre los que figuran una experiencia de al menos año y medio en algún centro internacional de referencia y haber avanzado una línea de investigación independiente, no han sido impedimento para que Horacio Pérez, investigador de la Universidad Católica de Murcia, haya conseguido el reconocimiento a su trabajo a través de la convocatoria ‘Jóvenes líderes en Investigación’ de la .

Según señalan desde la propia Fundación, esta iniciativa tiene por objeto el refuerzo de la calidad investigadora y la implantación de líneas de investigación originales e innovadoras mediante el apoyo al liderazgo de jóvenes doctores que desarrollarán su trabajo como líderes independientes de un grupo de investigación. El investigador, quien ha recibido esta distinción por su proyecto ‘Desarrollo en arquitecturas computacionales masivamente paralelas de una metodología para el descubrimiento y optimización de compuestos bioactivos y su aplicación a problemas de relevancia biológica’, desarrolla su trabajo en el descubrimiento de nuevos fármacos a través de herramientas computacionales.

El papel de la supercomputación

A la hora de encontrar nuevos compuestos que puedan hacer frente a problemas de gran relevancia biológica como enfermedades, hay que seguir una serie de pasos, que llevan a cabo necesariamente grupos de investigación multidisciplinares, y que comienza con el descubrimiento de un problema-enfermedad, o el propósito de mejora de compuestos conocidos previamente que no son lo suficientemente efectivos; a partir de este punto es cuando se incorporan al proceso las herramientas computacionales. Las supercomputadoras localizan, de entre librerías que contienen millones de compuestos químicos, cuál o cuáles son buenos candidatos para hacer frente a esa enfermedad, y el siguiente paso es intentar mejorar ese resultado. Una vez concluido este proceso de la mano de los ingenieros, se procede a la prueba del fármaco según los procesos establecidos, que dará paso, si todo está correcto, a la comercialización del producto.

Nuevos avances

Se trata de procesos de los que siempre se ha ocupado la Industria Farmacéutica, y a los que desde hace un par de décadas se han incorporado metodologías basada en el modelado molecular, lo que permite acelerar dichos descubrimientos, y que pueden ser desarrolladas de manera eficiente en un entorno académico. En este aspecto, hay que destacar que Horacio Pérez ha demostrado, mediante la investigación por la que forma parte de la convocatoria de la Fundación Séneca, que es posible acelerar drásticamente mediante simulación por ordenador dichos procesos de descubrimiento de compuestos bioactivos, cuando se mezcla una investigación multidisciplinar (Química, Biología, Informática, Ingeniería, Medicina) con la explotación de supercomputadores y arquitecturas paralelas de alto rendimiento (GPUs). “La resolución de cálculos en computación requiere de mucho tiempo, pero con la metodología que estamos desarrollando, hemos conseguido reducir esta espera de un año a un día”, señala el investigador de la UCAM, que no duda en que serán muchos los resultados positivos que irán descubriendo.

Reducir la tensión

El campo de actuación del trabajo investigador de Horacio Pérez es muy amplio, pero en este caso, su proyecto está centrado en dos puntos, el modelado de la encapsulación de compuestos bioactivos mediante ciclodextrinas, y el descubrimiento de medicamentos que reduzcan la tensión arterial.

Plan Propio de Investigación

La UCAM cuenta con un Plan Propio de Investigación en el que se enmarcan los programas de Potenciación de Recursos Humanos, Apoyo a la Creación y Consolidación de Grupos de Investigación, y Apoyo a la Movilidad e Intercambio de Conocimientos, apoyará el desarrollo de estos programas de doctorado. “Asegurando que nuestros doctorandos cuentan con la financiación necesaria para llevar a cabo sus investigaciones”, asevera Estrella Núñez.

Se hace necesario disponer de capital humano bien formado en I+D+i, para poder promover un modelo de desarrollo económico basado en el conocimiento, la innovación y el progreso tecnológico. En este sentido, la Universidad Católica de Murcia da un paso adelante verificando sus programas de doctorado según los requisitos establecidos por ANECA, para formar investigadores que, con su trabajo, contribuyan a la mejora de la calidad de vida y bienestar de los ciudadanos.

Hay que destacar que la Universidad Católica San Antonio de Murcia invirtió durante el pasado curso 2012-2013 un total de 7.183.973 euros en investigación, incluyendo en este, el gasto en infraestructuras y costes de personal.