UNIVERSIDAD PABLO DE OLAVIDE

El fiscal delegado de de Andalucía, Luis Carlos Rodríguez León, aboga por la educación y el respeto como medidas para la reducción de los

El fiscal delegado de Seguridad Vial de Andalucía, Luis Carlos Rodríguez León, ha asegurado hoy que, aunque se está mejorando, las víctimas de accidentes de tráfico son las grandes olvidadas de la Administración y de la Justicia y añade que con la indemnización económica no se soluciona todo, a pesar de lo que muchos puedan pensar.

Rodríguez León ha realizado estas declaraciones en el curso “”, del que es coordinador y que se está realizando en el marco de los cursos de verano de la Universidad Pablo de Olavide en Carmona.

En dicho curso se trabaja con el tema de la seguridad vial y de cómo ésta se ha convertido en un problema social de primer orden, en el que el ciudadano se ha concienciado del drama personal, humano y familiar que se esconde tras los accidentes de tráfico con lesiones graves y muertes.

Según Rodríguez León las causas principales de un accidente de tráfico son el exceso de velocidad, las distracciones, el alcohol y las drogas. En cifras de la DGT, en 2013 fallecieron en España 1.128 personas; sin embargo, la sociedad parece que reacciona, en palabras de Rodríguez León “con una cierta indiferencia o resignación, como si fuera inevitable y el precio que debemos pagar por la movilidad”.

Aún así, reconoce que en los últimos años hay una reacción ciudadana cada vez más fuerte al no tolerar las infracciones, al tiempo que reclama medidas para disminuir la siniestralidad por lesiones y muertes en carretera y ciudad.

El fiscal ha declarado además que la formación es la principal medida para reducir los accidentes de tráfico, aunque paralelamente aboga por aumentar el número de controles y sanciones cuando lo primero falla. La sociedad está cada vez más concienciada de la importancia de la seguridad vial como medida para prevenir accidentes, “pero estamos aún muy lejos de lo exigentes que debiéramos ser”, puntualiza Rodríguez León.

Con respecto a la labor que realiza la Policía cuando se produce un accidente de tráfico con víctimas, el fiscal ha señalado que son profesionales cualificados para intervenir, aunque “toda formación se puede mejorar y a eso debemos aplicarnos”

Las secuelas psicológicas que puede sufrir una víctima de tráfico son muchas y muy diversas: “el miedo es difícil de describir porque cada persona lo padece de una manera distinta, dependiendo del resultado final del accidente”, concluye Rodríguez León.

Etiquetado con:

Noticia clasificada como: Cursos de veranoNoticiasUniversidades de Andalucía

Te gustó este artículo? Subscríbete a mi RSS feed