UNIVERSITAT JAUME I

Marcial Murciano, catedrático de Periodismo de la Universitat Autònoma de Barcelona, ha analizado los retos de la televisión pública y sus líneas de futuro en el curso de verano «¿Quién manda en la televisión? Modelos de gobernanza de los medios de comunicación públicos».

Murciano ha destacado que el principal reto al que se enfrenta la televisión pública en España es el reto político. «Después de 30 años de democracia, todavía no tenemos consejos audiovisuales para ejercer de organismos de control de una actividad tan importante como la comunicación audiovisual. Los tiene toda Europa y todos los países desarrollados». Así mismo, ha añadido que todavía no hay independencia en las televisiones públicas y que esa independencia, basada en la calidad y en la autoridad de los profesionales de los medios, es algo que no se ha experimentado en España. «Sin la solución a ese reto político, la televisión pública languidecerá y no será legítima en la sociedad» ha afirmado.

En esta línea, el catedrático ha señalado que se debería crear un nuevo mandato que definiera la misión del servicio público adaptándose a la era de la sociedad de la información. «Se requiere que cada cinco años se haga un informe que analice la misión del servicio público. Los objetivos son cambiantes y las necesidades hay que definirlas en cada tramo de años y, posteriormente, hay que verificar los resultados» ha señalado.

Respecto al reto económico, Murciano ha destacado la necesidad de establecer estrategias y hacer balance de resultados. En este sentido, ha abogado por el control del gasto para evitar la corrupción. Así mismo, ha señalado que una financiación a través del pago de un canon sería muy difícil de reintroducir en España. «Dada la oferta actual, hacer pagar por el servicio público podría ser un fracaso colectivo» ha apuntado.

Por otra parte, el catedrático ha explicado que el servicio público se enfrenta a una sociedad de contenidos interactivos y, por tanto, uno de los temas más importantes para la televisión pública del futuro es desarrollar un modelo que entronque con esa nueva realidad. «El reto más importante desde el punto de vista profesional es enfrentarse a la sociedad de la información y volver a conectar con los públicos» ha apuntado. En este sentido, ha planteado como propuesta estratégica un servicio abierto a la sociedad interactivo y gratuito. «Que la gente entre, encuentre y opine. Actualmente no está en nuestros servicios públicos porque están controlados y dirigidos y por eso pierden el favor de los públicos» ha afirmado.

Como conclusión, Murciano ha señalado que el programa de los valores establecidos por la tradición de la televisión pública europea se mantienen. «Los valores de calidad, imparcialidad, diversidad, creatividad o la protección social todavía tienen validez y hay que pagarlos. No los da gratis el sistema comercial» ha apuntado. Finalmente, ha afirmado que «podemos establecer muchos elementos de crítica al sistema público pero todavía hoy el servicio público tiene una misión con la sociedad, con la información que no encontramos en la televisión comercial, con los contenidos y la calidad, con la opinión pública nacional, con la educación y con el sector cultural».