UNIVERSITAT DE VALENCIA

Rafael Armengol, Eduardo Arroyo, Dídac Ballester, Manuel Boix, Paula Bonet, Carmen Calvo, El Roto, Juan Genovés, Artur Heras, Mariscal, Mac Diego, Antoni Miró, Ortifus, Miquel Navarro, Ibán Ramón, Paco Roca, Jordi Teixidor o Rosa Torres son algunos del medio centenar de diseñadores y artistas que reflexionan sobre la ‘Cartelera Turia’ y aportan su obra a la exposición ‘50 anys en cartellera. La Turia 1964-2014’ producida por la Universitat de València y que se inaugurará en La Nau, hoy, día 3 de julio, a las 20 horas.

La exposición se ha presentado esta mañana en una rueda de prensa que ha contado con las intervenciones de Antonio Ariño, vicerrector de Cultura e Igualdad de la Universitat de València; Vicente Vergara, director de la ‘Cartelera Turia’ y de las responsables de la exposición: Mila Belinchón y Toni Picazo.

El vicerrector de Cultura e Igualdad de la Universitat de València, Antonio Ariño ha destacado que “no se podría entender la cultura de la ciudad de Valencia sin la Cartelera Turia” que además “nació en unos momentos de creatividad extraordinaria en la Universitat y la ciutat: Fuster con Nosaltres els valencians y Raimon”, entre otros ejemplos, y ha añadido que la Universitat de València debía apoyar este proyecto por el carácter pedagógico y cultural de una publicación que ha contribuido a formar en cine a la ciudadanía.

Vicente Vergara ha recordado que esta es la semana grande para la publicación ya que el sábado se celebra la gala de los premios Turia y mañana se celebrarán varias mesas redondas, mientras que las dos responsables de la exposición, Toni Picazo y Mila Belinchón, han subrayado tanto la contribución de imagen de modernidad de la revista como la fructífera relación que ha tenido desde siempre la misma con el arte gráfico y el diseño.

La muestra instalada en la sala más grande del edificio histórico de la Universitat, la Sala Acadèmia que podrá visitarse hasta el próximo día 31 de agosto, recoge la obra de estos artistas, la mayoría de las cuales ha sido hecha ‘ex profeso’ para rendir homenaje a la decana cartelera valenciana que celebra este año su 50 aniversario.

Cada una de las obras presentes en la exposición lleva la impronta de su autor y lo que para el artista en cuestión representa el universo de la ‘Turia’. Algunos de los artistas reflexionan sobre el aniversario; otros crean su obra a través del relato erótico tan presente en la publicación; también los hay que se basan en la música, el cine o la carga de crítica social que caracteriza la revista que acaba de ser reconocida con el Premio de Comunicación Alfonso Sánchez, galardón creado por la Academia de Cine en memoria del que durante décadas fue la voz española de la crítica cinematográfica. En la exposición se exhiben obras producidas con las herramientas tradicionales de la era analógica, otras creadas mediante instrumentos digitales y un tercer grupo de obras híbridas que fusionan ambos sistemas. Todas ellas están realizadas en un formato proporcional al de la ‘Cartelera Turia’ puesto que en un futuro serán portada de la misma.

Además de las obras gráficas y plásticas la profesora Pepa L. Poquet y su equipo ha elaborado el audiovisual ‘La Turia’ con un cariz más personal para celebrar el aniversario de la publicación. La exposición también recoge ejemplares de las portadas más representativas de la publicación.

La Turia: 50 años en Cartelera

La Cartelera Turia es un proyecto cultural que nació en 1964, a contracorriente de la política y de la cultura oficial del franquismo, en una Valencia que no se resignaba a su condición de ciudad todavía triste y gris. Fue impulsado por jóvenes universitarios con vocación de intervenir culturalmente en la sociedad valenciana a través de una pequeña revista de información y crítica de espectáculos.

Durante su medio siglo de existencia ha acudido puntualmente a la cita semanal con sus lectores, sorteando en ocasiones amenazas políticas de cierre por su carácter irreverente y/o subversivo y su falta de complacencia con el poder establecido. Resultó incómoda a la dictadura por su tono crítico y por el tratamiento de los temas entonces considerados tabú, pero supo compartir con los lectores la posibilidad de hacer nuevas lecturas de la realidad del momento, mediante la mordacidad y el sentido del humor. Con el advenimiento de la democracia, la publicación mantiene su espíritu crítico e inconformista e incisivo sobre el establishment cultural y político.

Comenzó llamándose El Turia, masculino singular, y enfocada a la información y crítica cinematográfica, aunque pronto se abrió a otras artes y expresiones culturales y transformó el género de su identidad en sustantivo femenino convirtiéndose en la Turia, como es conocida coloquialmente.

Una de las claves de su longevidad seguramente radica en el uso de la sátira y el sentido del humor como recurso para abordar los profundos cambios registrados en la cultura y la sociedad valencianas durante el medio siglo que la cartelera lleva en la calle.

Desde el análisis periodístico, en la cartelera conviven dos elementos diferenciados y aparentemente contradictorios: un componente popular que entronca con la tradición valenciana de la prensa satírica y una vertiente cultural minoritaria o de vanguardia. Su carácter de prensa satírica ha llevado a la publicación a mantener una actitud burlona con los poderes fácticos y a cultivar en sus páginas géneros periodísticos iconoclastas como las necrológicas de actualidad o las exclusivas inventadas.

Pero, tal vez, su mayor aportación resida en el hecho de haber entendido la cultura como un todo, aunando temas tan diferentes como el cine, la gastronomía, el teatro, la política, la música o el sexo y, desde hace varios años, también han incorporado la cultura basura o nuevas secciones relacionadas con la ecología y el comic, entre otras.

Pero la Turia no destaca sólo por su contenido, sino también por la calidad de su propuesta gráfica. Desde las portadas a la tipografía, pasando por las ilustraciones de las páginas interiores o las viñetas de humor gráfico, todos los elementos visuales de la revista están cuidados con esmero.

Sus responsables vieron pronto que para que una pequeña publicación de bolsillo como la suya no pasara desapercibida a sus potenciales lectores, había que potenciar una identidad visual potente, coherente y en sintonía con las tendencias estéticas contemporáneas. Para ello, han contado con la fructífera colaboración de diseñadores gráficos, ilustradores, historietistas, publicistas así como de pintores cuya contribución, no sólo en lo que se refiere a las portadas sino también en los elementos gráficos de las páginas interiores, ha sido decisiva en la imagen de modernidad de la revista.

Artistas participantes:

Rafael Armengol
Eduardo Arroyo
Dídac Ballester
Manuel Boix
Pepe Bonache
Paula Bonet
Bru Soler
Miguel Calatayud
Rafael Calduch
Carmen Calvo
Javier Calvo
Joan Cardells
Victoria Civera
Victoria Contreras
Paco de la Torre
Maribel Domènech
Cristina Durán i Miguel Ángel Giner
El Roto
Mavi Escamilla
Juan Genovés
Manel Gimeno
Pepe Gimeno
Julio Giner
Cuqui Guillén
Artur Heras
Hyuro
Víctor Lahuerta
Sento Llobell
Mariscal
Rafael Martí Quinto
MacDiego
Antoni Miró
José María Molina Ciges
Mau Monleón
Óscar Mora
José Morea
Miquel Navarro
Ortifus
Pepa L. Poquet
Rafael Ramírez Blanco
Ibán Ramón
Paco Roca
Manuel Sáez
Bia Santos
Señor Cifrián
Jordi Teixidor
Daniel Torres
Rosa Torres
Juan Uslé
Javier Velasco
Joan Verdú
Lina Vila