UNIVERSIDAD PONTIFICIA COMILLAS

– El centro celebra unas jornadas de puertas abiertas los días 17 y 18 de julio

La Universidad Pontificia Comillas ICAI-ICADE y RAIS Fundación se han unido en un nuevo proyecto que ofrece a los alumnos de la universidad una residencia estudiantil en el Centro de Acogida Carmen Sacristán, en el barrio de Las Tablas. Esta alternativa residencial trata de aunar dos objetivos: ofrecer un alojamiento de calidad que reúne las condiciones idóneas para que los alumnos puedan tener un buen aprovechamiento académico, y permitir que los estudiantes adquieran experiencias vitales basadas en la convivencia y en la puesta en práctica de habilidades personales y sociales, de relación y participación comunitaria. Con esta alianza, Comillas y RAIS Fundación brindan una nueva experiencia formativa ligada al desarrollo de competencias personales y al conocimiento de entornos sociales de especial interés social y profesional. Los días 17 y 18 de julio se celebrarán unas jornadas de puertas abiertas en la residencia.

“La iniciativa nace en el marco del campus de excelencia internacional Aristos Campus Mundus (ACM), como propuesta para que nuestros alumnos accedan a experiencias vitales unidas a su proceso de aprendizaje”, explica Sandra Huertas, Directora de la Unidad de Trabajo Social de Comillas. “Queremos que nuestros alumnos realicen un aprendizaje integral y eso solo es posible si participan de iniciativas donde activen las cualidades y competencias personales y profesionales que están aprendiendo durante su estancia en la universidad”. En esta línea, se pretende que conozcan distintas facetas de la realidad social y del ejercicio profesional que acompañan los procesos de cambio y desarrollo personal y comunitario, y que tengan una experiencia de convivencia en un plano de igualdad con otros estudiantes con similares inquietudes personales y profesionales y con el resto de residentes del centro. Además, se les ofrecerá un programa de formación en el que se aborda el desarrollo de competencias personales y de encuentro con el otro y los procesos de inclusión social, así como estrategias para el trabajo comunitario.

La Residencia RAIS-Comillas está pensada para cualquier estudiante de la universidad que tenga cierta sensibilidad hacia el compromiso social, la cooperación y la movilización al cambio personal y social. “De forma más concreta, el alumno que participa en estos proyectos es una persona con madurez, abierta y con capacidad de adaptación a los distintos entornos y personas con los que va a trabajar y convivir”, puntualiza Huertas.

Valor social

“Compartimos la premisa de que el valor social tiene que estar presente en la forma de entender la educación y, por lo tanto, la formación universitaria”, afirma Alejandro López, Director de RAIS Fundación en la Comunidad de Madrid y antiguo alumno de Trabajo Social de Comillas. “Defendemos que la mejora de la calidad de vida de las personas en situación de exclusión social se consigue impulsando y movilizando a la ciudadanía, haciéndola parte del proceso de inclusión de las personas que se encuentran en un momento de desventaja social. Desde el entendimiento, conseguimos cambios sociales, un cambio de mirada hacia las personas que se encuentran en una situación complicada, sin prejuicios ni culpables”, señala.

“La aportación de valor del proyecto la encontramos en la contribución que hacen cada una de las instituciones que forman parte del programa”, resume Huertas. RAIS Fundación ofrece la posibilidad de vivir en una residencia de gran calidad, en cuanto a confortabilidad, prestaciones y servicios, a un precio muy asequible. Además, los alumnos interesados, pueden participar en los planes sociales y comunitarios que tiene la entidad en Madrid (talleres de actualidad, café-tertulia, visitas culturales, laboratorio cultural, “manuarte”, club gastronómico, multideporte, club de lectura, huerto urbano, taller de memoria, apoyo en la búsqueda de empleo, “reciclotaller”, etc. “Comillas quiere que sus alumnos, durante su estancia en la universidad aprendan a recibir y a dar de forma natural y equilibrada. Dentro del proceso de desarrollo personal, la participación social y comunitaria es la manera que tiene la persona de contribuir, con lo que tiene y sabe, al bien común. Los jóvenes universitarios, con su participación en distintos proyectos, aportan ejemplos de relaciones igualitarias, dinamización de actividades en entornos normalizados, accesibilidad a nuevas tecnologías y actualización de procesos, su visión abierta al cambio y al desarrollo, etc.”.

El centro de acogida Carmen Sacristán, en funcionamiento desde 2011, está destinado a personas en riesgo de exclusión social y se concibió como un espacio participativo en el barrio. Ubicado en un edificio de nueva construcción, ecológicamente sostenible y completamente accesible, está compuesto por seis viviendas independientes de 10 plazas cada una; dispone de zonas generales, despachos, salas de reunión, salas de informática, salón de actos, jardines y diversos servicios (enfermería, talleres de informática, instalaciones de formación laboral y empresa de inserción). A día de hoy, es una referencia en tratamientos específicos para personas en situación de exclusión y como centro activo, participativo en el barrio y abierto al voluntariado social. “Para este proyecto contamos con la expectación y toda la colaboración de los usuarios de los proyectos que desarrollamos en el centro. ¡Están esperando a los nuevos vecinos!”, afirma López.

Más información: www.upcomillas.es/raiscomillas