UNIVERSIDAD PABLO DE OLAVIDE

, director de EBE (EventoBlogEspaña) y de Mecus.es ha declarado que la base de una buena comunicación es tener claro qué queremos transmitir y a quién

Luis Rull, director de EBE (EventoBlogEspaña) y de Mecus.es ha expuesto lo que para él serían los beneficios de una buena comunicación. Para Rull, una buena capacidad de comunicación puede mejorar nuestra vida, ya que nos permite “ser más libres, ser nosotros mismos y desarrollarnos como personas en aquéllo que nos hace singulares. Gracias a ella podemos contar lo que somos y encontrar cosas de los demás que nos enriquezcan, interesen y que, en definitiva, nos hagan más felices.”

Estas declaraciones han sido realizadas en el marco del curso “ Habla…bla..blabla. Aprende a hablar mejor: convence y persuade” que se está desarrollando en el marco de cursos de verano que la Universidad Pablo de Olavide organiza en Carmona y del que ha sido ponente de la conferencia “Herramientas y efectos visuales al servicio de la idea”.

Rull considera que comunicar consiste en conocer al otro y hacerle ver nuestro punto de vista, pero también ver el suyo: “escuchar a los demás para poder estar integrados y poder conseguir lo que necesitamos, lo que queremos”.

Para comunicarnos bien, continúa el director de EBE, hemos de tener claro cuál es el objetivo de nuestra comunicación, es decir, qué queremos comunicar, así como la audiencia a quien nos dirigimos. “Hemos de saber elegir las herramientas dependiendo de la relación que tengamos con el interlocutor”. Rull aboga por un pequeño análisis de la persona con quien tratamos de comunicarnos, afirmando que aunque parezca un poco frío no hay que considerarlo así: “pensar en quién tienes enfrente y qué quieres decirle te hace tomar conciencia y te ayuda a facilitar la comunicación.”

Una comunicación exitosa consiste, en parte, en ser capaz de transmitir lo que pretendemos; sin embargo, para el también director de Mecus, no es lo único, ya que la comunicación no se da en un solo sentido. Para Rull es mucho más interesante el saber seleccionar la información que nos llega que enseñar a comunicarnos, aunque reconoce que son dos cuestiones importantes y muy relacionadas.

Al hablar sobre si sabemos comunicarnos, Rull centra su reflexión en la comunicación actual, tremendamente influenciada por las nuevas tecnologías. No si antes establecer la diferencia con la que podemos llamar comunicación de la vida diaria, que aprendemos en casa o el colegio. Para Luis Rull las nuevas tecnologías nos permiten otra forma de hacer las cosas, ya que “tenemos nuevas necesidades que cubrir si queremos estar en el mundo”. Aún así incide en que no explotamos todos nuestros recursos a la hora de comunicarnos.

“La comunicación ha mejorado en términos de acceso” continúa el director de EBE, “ya que existe una capacidad virtual de contar muchas cosas a todo el mundo, impensable hace pocas décadas”. A su entender, esto es algo revolucionario y nos hace sentirnos afortunados al poder disfrutarlo, aunque reconoce que hay barreras aún insalvables, como ciertas zonas, o clases sociales más desfavorecidas por motivos económicos, políticos, etc. Asimismo insiste en la responsabilidad que el uso de estas nuevas tecnologías acarrea sobre los individuos, ya que al tener tantas herramientas al alcance, “no hay excusas para no usarlas, si no tenemos los beneficios que queremos es culpa nuestra”.

En lo referente a cómo afectan las redes sociales electrónicas a la comunicación, Luis Rull considera que nos permiten filtrar la información, es decir, seleccionar qué es relevante y para quién; en segundo lugar nos ayuda a encontrar gente afín; del mismo modo señala que nos facilitan cuestiones laborales, como aumentar la productividad, ya que eliminan procesos a veces innecesarios de burocracia e intermediarios, haciendo que seamos mas productivos. Y por último insiste en el hecho de que nos permiten crear nuevas herramientas de comunicación a medida del usuario.

Del mismo modo Rull no duda en defender un buen uso de las herramientas que nos proporcionan las redes sociales: “la obsesión de lo nuevo sin tener objetivos es algo negativo, no debemos permitir que la herramienta se convierta en un fin en sí”. Así declara que “es importante saber qué queremos hacer con las herramientas y esto nos permitirá ser más felices y mejorar nuestra comunicación”.

Sobre cómo afectan estas redes sociales a las relaciones humanas, el director de Mecus, considera que depende del uso que le demos, y del grado de obsesión que tengamos con ellas, pero destaca principalmente los aspectos positivos, como la posibilidad de abrirse al exterior de personas que estén encerradas en ambientes opresivos, concluye.