Asistió la Directora General de la Mujer del Gobierno de Cantabria, María Isabel Gómez

La semana que viene, la inteligencia emocional y las habilidades comunicativas serán las protagonistas

Y siguiendo el programa del Curso de Verano “Psicología, antropología y mujeres: retos para el siglo XXI”, en la mañana del día 10 de julio fue Carlos Valiente quien nos recibió a primera hora impartiendo su ponencia sobre “salud femenina: patologías, estadísticas y posibilidades”. La calidad de vida y el bienestar van ligados, ineludiblemente, a la influencia que la irrupción de la enfermedad –o la vulnerabilidad a la misma-, poseemos como personas. Junto a enfermedades que podemos vincular a etapas vitales determinadas, existiendo tanto las inscritas en la infancia como las ligadas a la senectud; en su intervención, el profesor Valiente profundizó en la relación que se podría establecer entre el sexo y determinadas patologías, “así, desde la perspectiva de la mujer, podemos hacer referencia a afecciones exclusivamente asociadas a su condición biológica, junto a alteraciones condicionadas por sus mecanismos psicológicos más característicos, así como a anomalías dependientes de factores de índole más ambiental o cultural”. En este sentido, Carlos incidió en datos procedentes de la psicología y la antropología. La exposición se complementó con datos de tipo epidemiológico, en base a estudios estadísticos para, finalmente, aludir a las posibilidades o recursos para afrontar las alteraciones patológicas más vinculadas a la mujer, destacando “la relevancia de algunas de las que, en la actualidad, presentan una influencia más emergente, como sucede con alguno de los tratamientos incluidos en las denominadas terapias de tercera generación”.

Por su parte, Beatriz Pérez, Directora del Curso, intervino en segundo lugar hablando de Género, pobreza y desarrollo en las comunidades indígenas, y cómo “los problemas epistemológicos y metodológicos que suponen definir una categoría –en este caso “mujer”– como si fuera válida transculturalmente, centran los debates actuales sobre género y desarrollo, en lugar de hablar de “mujeres” (…) hay que apostar por una identidad femenina que no esté basada exclusivamente en la categoría de género, sino que incorpore también etnia y clase, puesto que, nadie llega a ser mujer sólo por pertenecer al grupo femenino”.

Beatriz Valiente, Profesora-Tutora del Centro UNED de Cantabria, con su conferencia titulada “Mujeres y pueblos: antropología femenina rural/urbana”, pretendió definir a la mujer rural y la mujer urbana rastreando su presencia a lo largo de la historia y a través de las diversas fuentes fruto del desarrollo de diversas disciplinas humanas y sociales. Se trataba de “analizar la construcción cultural de un concepto, que, partiendo de la antropología de género, diferencia un universo femenino y un universo masculino”. Así, según explicó Beatriz, “los estudios de género han permitido destacar la mujer como Otro, permitiendo el reconocimiento histórico, social y cultural de la mujer. Un recorrido por la historia cultural permitirá observar cambios y permanencias y el planteamiento de nuevos retos”.

“La vanguardia es un momento del proceso cultural en el que se rompen los esquemas hasta ahora mantenidos y van surgiendo nuevas formas de expresar la visión del mundo y de la realidad social. Lo que suponen los distintos momentos de este proceso, la acción e interacción de los protagonistas y el resultado final del mismo que coincide con un momento de la historia que conocemos como la liberación de la mujer, la época del feminismo, el surgimiento del paradigma género”, son palabras del profesor Eleuterio Castanedo, pronunciadas en su conferencia sobre Mujeres en la vanguardia de la cultura. Mirando al pasado, en la que también explicó que “todo ello se verá reflejado en la cultura por el creciente protagonismo que la mujer va adquiriendo en la sociedad”.

El último día, viernes 11 de julio, Juana Borrego, Presidenta Nacional de la Federación de la Mujer Rural de España (FEMUR), Ex-alcaldesa, Senadora y Eurodiputada la ponente que ha cerrado el curso presentando Proyectos y oportunidades: la experiencia de la FEMUR. La experiencia de FEMUR. En su conferencia, comentó los problemas del Mundo Rural y sus dificultades, la Hª de la Federación comparativa a la Evolución de la Mujer Rural, así como los proyectos Innovadores, Proyecto Piloto, y Proyectos Cooperación. Juana también nos dejó frases como esta: “las Mujeres son la fuerza, el motor y la ilusión del desarrollo rural sostenible, aunque son las peor tratadas”. También tuvo palabras para las Emprendedoras Rurales, mencionando diversos premios y Compromisos. En este sentido, la Presidenta de FEMUR afirmó que, efectivamente, “el emprendimiento es una oportunidad para luchar contra el paro”.

La mesa redonda marcó el desenlace del curso de verano que abría el pasado miércoles la edición estival de UNED Cantabria, bajo el título Primacía de la mujer en el ámbito educativo. Mirando al futuro, Juana Borrego, Beatriz Valiente, Beatriz Pérez y Carlos Valiente pudieron cambiar impresiones con los participantes en el curso de verano.

En la clausura del monográfico, que contó con la presencia de María Isabel Gómez Barreda, Directora General de la Mujer del Gobierno de Cantabria, Carlos Valiente manifestó marcharse “enriquecido con las aportaciones del curso, tanto por su interés temático como las de los propios participantes”. Posteriormente, el secretario del Centro Asociado de la UNED en Cantabria, Eduardo Gómez, agradeció a todos los presentes su colaboración y asistencia, que han hecho posible la realización del curso, y que, además, el apoyo institucional a este tipo de seminarios “es sintomático de la sensibilización que las instituciones tienen acerca de la temática del curso”. Como conclusión, Beatriz Pérez, Directora de la actividad, quiso dejar patente que “a través de experiencias como esta, la academia se puede ver que no está desconectada de la realidad, como se ha podido comprobar en el curso”. Para finalizar, Isabel Gómez, afirmó que, “pese a que la mujer lleva años incorporándose al mundo laboral, sigue siendo difícil el acceso del talento femenino al dicho ámbito”, siendo necesario “incrementar la perspectiva de género a nivel familiar y de educación”.