Las épocas de traen de cabeza a los estudiantes, pero como para todo, existen algunas técnicas que nos las hacen más llevaderas. A continuación os enseñamos algunos consejos que esperamos os sean de utilidad. ¡Ánimo!

1. Escribe a mano en un papel:

Escribe en un papel lo que tratas de estudiar para reternerlo más fácilmente. Las investigaciones realizadas sobre el tema afirman que el hecho de escribir produce la realimentación del cerebro, dando lugar a una memoria motora que hace que sea más fácil recordar la información a largo plazo. La mecanografía o la grabación de voz propia no tienen el mismo resultado. Así que, aunque te lleve más tiempo es lo mejor que puedes hacer.

2. ¡Muévete!

Aunque no lo parezca, el lugar en el que estudias también puede producir distintos efectos en los estudios. Si has estado estudiando en tu habitación, muévete a la mesa de la cocina o desplázate hasta la biblioteca. Puede ayudarte a mantener la mente despejada, además de mejorarla.

3. Prueba con la meditación:

Está científicamente demostrado que la meditación mejora los resultados de los exámenes: un estudio reciente de la Universidad de California, en Santa Bárbara concretamente, afirma que muchos estudiantes universitarios mejoraron su capacidad de cara a los exámenes gracias a la meditación, mientras que otro estudio demostró que los estudiantes que meditaban antes de una conferencia obtenían mejores calificaciones en el test que se realizaba tras la dicha conferencia que los estudiantes que no habían meditado. Durante las semanas previas al examen, has de intentar sentarte en silencio y concentrarte, haciendo respiraciones pausadas durante 5 minutos al día, por la mañana y por la noche, para mejorar la concentración y aclarar la mente.

4. Tómate un respiro:

Estudiar más no necesariamente significa estudiar mejor: los estudios han demostrado que hacer un descanso cada 10 minutos para caminar puede ayudar a mejorar tu concentración hasta dos horas más tarde.

5. Ponte a prueba:

Hacerse un examen a uno/a mismo/a puede ser una forma efectiva de paliar los nervios que existen antes de un examen y repasar aquellos conocimientos que tengamos en el olvido. Las investigaciones nos muestran que los métodos de estudio activo son más efectivos que otras estrategias (como resumir o subrayar).

6. Bebe mucha agua:

Esto es muy importante: si has tomado mucho café o bebidas energéticas, algo a lo que se suele recurrir durante épocas de exámenes, y que tienen un efecto deshidratante en nuestro cuerpo, debemos tener siempre una botella de agua a mano cuando estamos estudiando. La deshidratación (aunque sea leve) puede deteriorar la función cognitiva, así como el rendimiento mental.

7. No te satures:

estudiarlo todo el día antes, puede parecer una manera segura de adquirir los conocimientos, de que te queda todo claro, pero en realidad es contraproducente: no sólo vas a estar agotado cuando llegues al examen, sino que tucerebro va a estar cansado y no te será posible recordarlo todo ala perfección, como si estuvieras descansado. No existe una solución rápida para aprobar los exámenes, así que nuestra recomendación es que empieces a preparar los exámenes un mes antes, a tu ritmo y con tiempo para descansar la noche anterior al examen.

8. Haz un grupo de estudio:

Estudiar en grupo puede ser útil siempre que elijas a la gente adecuada y que te concentres en los apuntes. Trata de limitar el grupo a un máximo de 3 o 4 miembros y hacer una lista de las cosas que vais a estudiar cada vez que quedéis.

9. Divide y vencerás:

No todos los examenes que haces tienen la misma dificultad, con lo cual no hay por qué estudiar siempre de la misma manera, ni dedicar el mismo tiempo a todas las pruebas: debes evaluar tú mismo el examen en función de la dificultad y los conocimientos que tengas, dejar que te lleven más tiempo unos epígrafes u otros…

10. Escucha música para relajarte:

Escuchar música clásica puede ayudar a la mente a mantener la concentración. Las investigaciones han demostrado que los trabajadores que escuchan música realizan sus tareas de manera más eficiente que los que no lo hacen, así que ¿por qué no hacer lo mismo con nuestros estudios?

Etiquetado con:

Noticia clasificada como: Ayuda en la universidad

Te gustó este artículo? Subscríbete a mi RSS feed