UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO

Un estudio de la UPV/EHU concluye que los sistemas de inteligencia competitiva contribuyen a mejorar la competitividad de las empresas

La inteligencia competitiva es un proceso para analizar el entorno y optimizar las posibilidades de negocio, detectando señales de cambio, analizando tendencias, reacciones, estrategias de la competencia, nuevas amenazas, oportunidades, etc, de manera que el escenario competitivo esté siempre actualizado. Un estudio de la UPV/EHU analiza la situación de la implantación de sistemas de inteligencia competitiva en las pymes industriales del País Vasco.

Es un término de escasa difusión en el entorno empresarial, si bien forma parte de las actividades de la mayoría de las empresas, en las que se desarrolla de manera informal y, en muchas ocasiones, sin estar alineada con las líneas estratégicas del negocio. Las empresas del sector industrial suelen llevar a cabo actividades centradas en averiguar lo que hacen sus competidores o en conocer las tendencias del mercado o del sector, con el fin de prever posibles amenazas y tomar medidas para hacerles frente o bien atenuar los efectos negativos que puedan causarles.

En esta investigación, “hemos estudiado cómo las empresas del sector industrial del País Vasco—pymes y micropymes— implantan modelos o sistemas propios de inteligencia competitiva para afrontar los retos y dificultades provenientes del entorno”, señala Juan Carlos Aldasoro, doctor en Sociología por la UPV/EHU. Se ha contactado, a tal fin, con empresas que fueron beneficiarias de ayudas a actividades de innovación (de producto, proceso o comercialización) en el País Vasco durante el período 2008-2011, para conocer con qué objetivos llevan a cabo las actividades de inteligencia competitiva, qué beneficios obtienen, qué información buscan en el entorno, los medios que utilizan para obtenerla, así como qué técnicas aplican para analizar y gestionar dicha información para obtener información inteligente (aquella que responde a las necesidades de las tácticas o estrategia de la organización). También se ha estudiado si dichas actividades están dirigidas por la dirección de la empresa o no, y si se ha implantado algún procedimiento, así como el método de evaluación utilizado para valorar la eficacia de las actividades de inteligencia implantadas.

Mediante el uso de técnicas cuantitativas, se ha recopilado y analizado la información de las empresas que participaron en la investigación, para poder elaborar el informe de resultados.

Tendencia creciente

Los resultados indican que es “una tendencia creciente la implantación de sistemas de inteligencia competitiva”, indica Aldasoro. En el caso de las pymes industriales del País Vasco, sin embargo, “el nivel de desarrollo o madurez se encuentra aún en fase de crecimiento. Hay un gran déficit de formación de personal en torno a dicho tema, falta establecer de manera formal el sistema, etc.”, añade.

Los principales motivos que aducen las empresas para llevar a cabo actividades de inteligencia competitiva son poder estar al corriente de las tendencias en el sector industrial, poder desarrollar nuevos productos y apoyar el proceso de planificación estratégica. Según el citado estudio, las empresas que han mostrado mayor interés sobre las tendencias del sector industrial y que más apoyan las tácticas implantadas son las de tamaño pequeño (de 11 a 50 empleados).

Cabe señalar, asimismo, que muchas empresas no cuentan con procedimientos formales e implantados para este tipo de actividades, es decir, que no se hacen de manera planificada. Aun así, “la gran mayoría de las empresas encuestadas opina que los sistemas de inteligencia competitiva contribuyen a mejorar la posición competitiva de la empresa y que han permitido la entrada a nuevos mercados”, subraya Aldasoro.

Una cuarta parte de las empresas analizadas han implantado un procedimiento formal para la vigilancia de los factores del entorno. El estudio concluye que el disponer de un procedimiento formal de este tipo no está relacionado ni con el tipo de actividad económica de la empresa, ni con el nivel tecnológico ni con el volumen de empleados. Sin embargo, hay un nexo con el tipo de mercados donde la empresa comercializa sus productos, ya que las empresas internacionalizadas tienen un mayor porcentaje de implantación que aquellas cuyo mercado es local o nacional.

Los resultados y las conclusiones generan nuevas incógnitas para la investigación, en el futuro, en el ámbito de la gestión de las actividades de inteligencia competitiva.

Acerca del autor

Juan Carlos Aldasoro Alustiza es doctor en Sociología por la UPV/EHU, y en Investigación y Técnicas de mercado por la UOC. Ha presentado la tesis “Análisis de la situación actual y perspectivas de futuro de la implantación de sistemas de inteligencia competitiva en las pymes industriales vascas” en la Escuela Politécnica de San Sebastián. Han dirigido la tesis el catedrático Ernesto Cilleruelo Carrasco y la profesora María Luisa Cantonnet Jordi.

Referencia bibliográfica

“Analysis of the competitive intelligence activities of small and medium-sized enterprises from the industrial sector”. Human Factors and Ergonomics in Manufacturing & Service industries. DOI: 10.1002/HFM.20582. ISSN: 1090-8471.