Emplazamiento

Emprender una vida nueva en una ciudad extraña y , a menudo, de una magnitud muy superior a nuestras ciudades de origen supone un paso muy importante en la vida de los estudiantes.

Son muchos los factores que deberíamos considerar a la hora de elegir la forma de vida que deseamos y que nos permita compatibilizar perfectamente tres factores en la vida de todo universitario.

– Estudios
– Vida y convivencia
– Ocio

EL primer objetivo en todo estudiante será el de llevar a cabo con el mayor éxito posible el desarrollo de sus estudios y el primer paso para ello será convivir en un ambiente enfocado al estudio.

Las y Colegios Mayores existen desde siempre como elemento indispensable para estos primeros pasos en un ambiente que combina la independencia del estudiante con las necesidades académicas.

La importancia de este ambiente ha quedado patente en nuestra historia siendo notables las relaciones que se establecen en estos años de maduración y preparación para la vida como así lo demuestra la importancia que la residencia universitaria del paseo de la Castellana supuso para toda una generación de Literatos, científicos y artistas en el 27.

Entre los diversos factores que deberíamos tener en cuenta para nuestra vida universitaria o formativa está el Emplazamiento.

Existen variadas ofertas en las distintas capitales universitarias con emplazamientos diversos.

Por un lado están las residencias y colegios situadas en el Campus Universitario o próximas a el que si bien presentan una comodidad respecto a la cercanía a algunas de las universidades, a menudo quedan bastante aisladas de la vida cultural y activa de la ciudad y que incluso, hoy por hoy con la ampliación de las universidades, no tienen por que quedar necesariamente cerca de nuestro centro formativo.

Lo más importante en este sentido será elegir una residencia que está , ante todo, bien comunicada no solo de cara a nuestro centro de Estudios sino para el resto de nuestra vida y actividades en la ciudad.

En ciudades como Madrid, donde los desplazamientos pueden ser prolongados y costosos, habremos de mirar muy bien:

– Comunicaciones, horarios y alternativas de transporte (Metro, Autobuses, trenes…)
– Servicios en la zona. (Centros médicos, centros comerciales, Bibliotecas, ocio, actividades culturales, cines, teatros…)
– Tiempos de traslado a y desde el centro de formación
– Tiempos de traslado a las zonas de ocio de la ciudad
– Proximidad de las comunicaciones con nuestra ciudad de origen
– Alojamientos próximos para visitantes
– Entorno Agradable

Régimen legal

Aunque parezca extraño referirse a este apartado es importante tenerlo en cuenta ya que desgraciadamente proliferan los establecimientos que no cumplen con los requisitos exigibles y que, en algunos casos, carecen de licencias y autorizaciones para el ejercicio de esta actividad.

A efectos legales es muy importante tener esto en cuenta ya que afecta a la posible responsabilidad del establecimiento respecto a circunstancias que pueden influir en nuestra vida.

Aparte del cumplimiento de unos factores mínimos legales exigibles tales como la adecuación de las instalaciones y el cumplimiento de los requisitos de seguridad y sanidad exigibles a todo establecimiento de alojamiento, es recomendable que una residencia universitaria cumpla los objetivos y fines de orientar y regir la vida de los estudiantes así como una programación de actividades orientadas al desarrollo formativo del alumno.

Para ello, sus órganos de Gobierno, dirección y demás órganos ejecutivos deberían estar integrados por personal cualificado.

A estos efectos, las residencias y colegios mayores adscritos a las universidades tienen como requisito estar dirigidas por un profesor universitario con experiencia que es designado por el rectorado.

Aunque las residencias privadas no tienen como exigencia estas características si es lógico que la mayor parte de ellas estén dirigidas por profesores y doctores universitarios que , tras una dilatada experiencia como docentes, pasan a este campo como directores de residencia.

De esta forma las residencias, desde una dirección cualificada, podrán cumplir sus fines y objetivos de una forma plena, orientando y sirviendo de apoyo a los residentes de una forma paralela a sus centros de estudio y estableciendo los programas de actividades, apoyo y culturales más adecuados para los mismos.