UNIVERSIDAD CATÓLICA DE VALENCIA

El catedrático de la Universidad de Alcalá de Henares, en el curso de verano de la UCV en Santander

El catedrático de Estructura Económica de la Universidad de Alcalá de Henares, Antonio Torrero Mañas, aseguró ayer que “en tanto no se reduzca el nivel de endeudamiento, no habrá un crecimiento fuerte de la economía” aunque sí puede haber “un crecimiento débil, como en la actualidad” durante su intervención en el curso de verano que la Universidad Católica de Valencia “San Vicente Mártir” (UCV) celebra hasta mañana, viernes, en el Seminario Monte Corbán de Santander.

El economista pronunció una ponencia sobre la recesión de balance, una situación que se produce “cuando el endeudamiento de los agentes económicos llega a tal nivel que no responden a los estímulos del tipo de interés y que ya no tratan de maximizar beneficios, sino de minimizar deudas” y, por este motivo, “no se reactiva el crédito”.

Asimismo, Torrero explicó que “si la economía española está sobreendeudada, con unos niveles de récord mundial, ¿quién piensa en un crecimiento del crédito cuando lo que se necesita es reducir el endeudamiento?”.

Igualmente, ante esta situación, el experto indicó que la solución pasa por la salida “más difícil” que es “el crecimiento económico y la consolidación fiscal” para lo que se necesita “un aumento de la competitividad”, que es “viable” en España pero se produce “lentamente”.

García Echevarría: “La economía no existe para maximizar beneficios sino para contribuir al desarrollo integral de la persona”

Por su lado, el catedrático emérito de Economía de la Universidad de Alcalá de Henares (UAH), Santiago García Echevarría, participó también en la jornada de ayer del curso de la UCV donde señaló que los “fines” de la economía son éticos porque “la economía no está para maximizar beneficios sino para contribuir al desarrollo integral de la persona mediante una utilización eficiente de recursos escasos”.

En esta línea, el experto recordó que la Iglesia se ha posicionado “a favor de la economía social de mercado, es decir, sí al mercado, pero con el adjetivo de social” y citó como uno de los problemas del sistema capitalista “que no da respuesta a la gran cantidad de personas en situación de paro”.

Igualmente, recordó que el Papa ha dicho en su exhortación apostólica “que esta economía mata” y muchos jóvenes y gente de más edad “se encuentran sin expectativas y apartados”.

Además, el ponente puso como ejemplo el sistema organizativo de las empresas medianas de Alemania, Austria y Suiza, donde los trabajadores son “una suerte de coempresarios que piensan, actúan e innovan, tienen vida” y ésa “es una auténtica economía social de mercado”.

El experto subrayó que “se deben obtener beneficios en una empresa, pero la clave para que esto suceda es recordar que las personas son la pieza fundamental” y, según su opinión, “la tarea de recuperar a la persona es urgente ante la enorme expansión tecnológica que se avecina en los próximos dos o tres años”.